contacto@punto.mx

WASHINGTON.- Tras más de un año de mantenerse cerradas como consecuencia de los riesgos de la pandemia del coronavirus, la frontera terrestre entre México y Estados Unidos se reabrirá a principios de noviembre para viajes no esenciales, pero sólo podrán entrar aquellos que estén totalmente vacunados.

La Casa Blanca anunció su intención de reabrir su frontera en dos fases y deshacer así la política que desde marzo de 2020 tiene limitados los cruces fronterizos por vía terrestre a causa de la pandemia de coronavirus, tanto con México como con Canadá.

Todavía no hay fecha exacta, pero funcionarios del gobierno de Estados Unidos apuntaron que será el mismo día que se levantará el veto de entrada a viajeros de varios países del mundo (principalmente europeos) que actualmente todavía tienen restricciones para llegar a EU por vía aérea.

«A partir de principios de noviembre, comenzaremos a permitir a los viajeros completamente vacunados de México y Canadá ingresar a EU [por vía terrestre] por razones no esenciales, como visitar amigos y familiares o por turismo», indicó una de las fuentes, en llamada con periodistas.

Esta sería la primera fase, que se completaría en una segunda etapa, ya a principios del próximo año, en la que se requerirá pauta completa de vacunación a cualquier persona que cruce, sea por viaje esencial —hasta ahora no se les pide estar vacunados— o no esencial.

«Entendemos lo valioso que son los viajes transfronterizos, los viajes desde Canadá y México para la actividad económica en las comunidades fronterizas y para nuestra economía en general», indicó uno de los funcionarios.

 «También sabemos lo importante que es la capacidad de viajar para mantener los lazos personales entre las personas que viven a ambos lados de las fronteras norte y sur de EU, que a menudo son miembros de una única comunidad, y nos complace poder seguir adelante con estos estrictos protocolos para garantizar que los viajes transfronterizos se puedan realizar de manera segura y sostenible», añadió.

Aún quedan muchos detalles por perfilar, como la fecha de implementación y cuáles serán los pasos, formularios o normativas que se deberán cumplir para poder cruzar la frontera terrestre. 

Las reglas concretas se espera que se emitan en los próximos días a través de las autoridades sanitarias de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Serán los CDC los que recomienden y definan, por ejemplo, qué tipo de dosis serán aceptadas como válidas para justificar una pauta completa de vacunación. 

A falta de la confirmación oficial, se espera que los CDC autoricen y aprueben cualquier vacuna que esté en la lista de uso de emergencia tanto de las autoridades estadounidenses como de la Organización Mundial de la Salud (OMS), incluyendo la fabricada por AstraZeneca (todavía no autorizada por EU) y aquellos que tengan una pauta con mezcla de vacunación. 

La vacuna rusa Sputnik V no está avalada aún ni por los CDC ni por la OMS, por lo que los vacunados con ese biológico podrían quedar fuera de la autorización. 

Lo que sí quedó descartado fue el requerimiento de un test previo al cruce de la frontera: la demostración de la pauta completa de vacunación, ya sea a través de un medio físico o digital por determinar, será el único requisito para poder entrar vía terrestre.