contacto@punto.mx

Tras la creciente presión por su implicación en un escándalo de corrupción, el canciller austriaco Sebastian Kurz anunció anoche su renuncia a través de una declaración retransmitida por televisión.

Dijo que sería irresponsable de su parte dejar al país sumergido en un caos o bloqueo por denuncias en su contra, las cuales calificó de falsas, por lo que quería asegurarse con su dimisión que Austria tenga estabilidad.

“Quiero ceder el lugar para evitar el caos”, afirmó Kurz en una declaración que hizo por la televisión.

En su lugar queda el ministro de Relaciones Exteriores, Alexander Schallenberg, quien fuera propuesto por el mismo Kurz para sucederlo en el cargo.

De acuerdo a investigaciones de la fiscalía de ese país, desde el año 2016 a 2018 se publicaron artículos elogiosos y sondeos favorables a Kurz, a cambio de la compra de espacios publicitarios por parte del Ministerio de Hacienda.

El pasado miércoles, la fiscalía anunció que Kurz y otros nueve funcionarios sospechosos, así como tres organizaciones, estaban siendo investigados por diversos delitos relacionados con corrupción.

Al siguiente día, el grupo de OVP en el gobierno, los Verdes que lo llevaron de la mano al poder, pusieron en duda la capacidad de Kurz para continuar su acción como canciller y ayer por la noche se anunció su renuncia.

Se informó que Sebastian Kurz asumirá en los próximos días el cargo de vocero parlamentario del OVP.