contacto@punto.mx

MAZATLÁN. – Esteban Julián González es médico general, atiende también a pacientes que necesitan medicina transgénero y además hace terapias de reafirmación de identidad, todo iniciado desde la experiencia propia. Esta es su historia.  

Esteban sabía desde pequeño que no se identificaba con el género que le asignaron al nacer, pero no tenía referencias al respecto. Hasta que llegó a la carrera profesional y conoció a otra persona que, dentro de sus estudios, inició con su transición. Su panorama se abrió y fue ahí cuando él tomó la decisión de pasar a ser un hombre trans. 

Inició con su transición transgénero a los 37 años y a los 45 años podría decirse que es el primer hombre trans en Mazatlán con la visibilidad para exponer su caso. Con muchos miedos, pero también con la mente clara de lo que quería, hoy puede decir que se siente feliz, cómodo y visible para promover los derechos de su comunidad. 

Mencionó que el camino no es fácil, incluso es doloroso. Te tienes que informar, acercarte con especialistas, buscar colectivos que te escuchen y con los que te identifiques. Pero, sobre todo, hablarlo con la familia, reeducar la manera en cómo quieres ser llamado e ir paso a paso hacia otra vida. 

“El primer año fue muy difícil. Para ese entonces mi mamá tenía 78 años y no era de Mazatlán sino de Rosario. Y me conflictuaba un poco salir a la calle, porque era en plena transición. Era difícil porque la gente traía arraigada mi vida anterior. Prácticamente fueron como dos años. Después empecé a ir tomando la forma más masculina y ya las personas ni se acuerdan. Si yo no lo menciono no saben, soy Esteban y ya”, comentó. 

De inicio, su interés por la medicina trans fue para uso personal. Sin embargo, al identificar las necesidades de los demás, al ser buscado por mujeres y hombres trans, decidió abrir su experiencia y así dar consultas: en las mañanas de medicina general y en las tardes de medicina trans con terapias de reafirmación de género. 

“Mi objetivo de dar a conocer la medicina trans es básicamente que me encantaría formar un grupo multidisciplinario. Que los médicos y las médicas y toda el área de la salud sepan del tema y sepan cómo tratarnos y con qué pronombres llamarnos. Las formas de atención existen: guías nacionales e internacionales que no se aplican. Mi objetivo es ese: darlo a conocer, capacitar”, dijo. 

Cómodo y pleno, así se siente Esteban actualmente. Viviendo feliz con su esposa, con quien tiene dos años de matrimonio. Yendo a dar capacitaciones sobre la medicina trans. Participando de manera activa en conferencias a favor de la comunidad LGBTTTIQ+. Y desde su experiencia mostrar que todos merecen ser felices de vivir como mejor les parezca y se sientan. 

“Hay que ser visibles porque lo que no se ve no existe… Mi mensaje va para las familias: principalmente es aceptar a hijos e hijas. Es importante usar los pronombres para nosotres y darles el lugar que están pidiendo en el mundo”, concluyó. 

Descarga gratis nuestra App

Download on the App Store    Disponible en Google Play