contacto@punto.mx
johnny depp

Los abogados de Amber Heard afirmaron este martes que la actriz vivió un infierno durante su matrimonio con Johnny Depp, convertido según ellos en un monstruo por la droga y el alcohol, con ataques de ira que terminaron en agresiones verbales, físicas y sexuales. 

Los dos se acusan de difamación en un juicio cerca de Washington que parte de una columna publicada en el Washington Post en 2018, en la que Amber Heard se describía como una víctima de violencia doméstica, acosada por la sociedad tras haber denunciado a Depp dos años antes.

Los abogados del actor de «Piratas del Caribe» denuncian unas acusaciones falsas que han tenido un efecto devastador en su carrera. 

«(Amber Heard) amaba el lado de Johnny que vemos en las películas, carismático, encantador, generoso, es el hombre del que se enamoró», dijo a los miembros del jurado su abogada Elaine Bredehoft. 

«Pero desgraciadamente apareció el monstruo y este monstruo aparecía cuando bebía o tomaba drogas», añadió, mencionando cócteles de alcohol, medicamentos, cocaína, éxtasis y hongos alucinógenos. 

Johnny Depp tenía en él una ira enorme que lo transformaba en un demonio, acusó la defensa de ella.

«Fue durante estos episodios de ira que atacaba verbal, psicológica, física y sexualmente» a Amber Heard, explicó Bredehoft. 

Relató varias escenas de violencia, especialmente en marzo de 2015 en Australia, donde Johnny Depp estaba rodando el quinto episodio de «Piratas del Caribe».

La actriz nunca se separaba de su kit de maquillaje para ocultar los moretones en su rostro, dijo la abogada, que tiene previsto mostrar al jurado fotos impactantes de Heard con moretones, labios partidos, cabello arrancado.

«Verán al verdadero Johnny Depp, más allá de las alfombras rojas, la fama y el dinero de los disfraces de piratas», dijo antes otro abogado de la actriz, Ben Rottenborn.

El abogado del actor, Benjamin Chew, denunció por el contrario que Amber Heard cambió para siempre la vida y la reputación de Depp y lo escucharán contar el terrible impacto que esto tuvo en su vida, dijo, dirigiéndose al jurado. 

Según él, Amber Heard acusó a su marido de violencia en 2016 para vengarse de él por haber decidido divorciarse. 

La denuncia pública

Dos años más tarde, en la estela del movimiento #MeToo, que denunció la violencia sexual y justo antes del estreno de la película «Aquaman», en la que participaba, Amber Heard optó por recordarle al mundo estas acusaciones venenosas en un periódico mundialmente conocido, aseguró.

En su artículo de opinión, la actriz de 35 años no nombra a Johnny Depp, de 58, a quien conoció en 2009 y con quien se casó en 2015.

Un año después solicitó una orden de alejamiento, afirmando que el actor le había pegado. Pero renunció a estos cargos como parte de su divorcio, que concluyó en 2017.

Tras la publicación de la columna en el periódico, Depp, quien niega haberle pegado, presentó una demanda por difamación contra Amber Heard, y reclamó 50 millones de dólares en daños y perjuicios.

La actriz, a su vez, presentó una demanda por difamación en la que pide 100 millones de dólares, por la continuación de los abusos y el acoso que Johnny Depp le impuso durante el matrimonio. 

El actor presentó la demanda en el estado de Virginia, donde se imprime el Washington Post y donde el marco legal es más favorable a las denuncias por difamación que en California, donde residen los dos actores. 

Este caso versa principalmente sobre la Primera Enmienda de la Constitución que autoriza a Amber Heard el derecho a decir las palabras que dijo, respondió el abogado de la actriz, Ben Rottenborn, y pidió al jurado confirmar y proteger este derecho.

La lista de testigos, como si fuera una alfombra roja

Amber Heard y Johnny Depp asisten al juicio, retransmitido en directo por televisión y que durará semanas. 

La lista de testigos es digna de las películas de Hollywood, con el multimillonario Elon Musk, los actores James Franco y Paul Bettany, y la actriz Ellen Barkin. 

Este juicio recuerda al celebrado en 2020 en Londres, cuando el actor de «Piratas del Caribe» demandó a la editorial del diario The Sun por un artículo que lo presentaba como un marido violento. 

Llamada como testigo, su exmujer había relatado una decena de ataques cometidos, según ella, por un marido transformado en un monstruo por el consumo de drogas. 

Johnny Depp reconoce haber consumido demasiadas drogas y alcohol, pero insiste en que nunca golpeó a una mujer. Le respaldan sus exparejas Vanessa Paradis y Winona Ryder. 

La justicia británica falló a favor de The Sun al considerar que la gran mayoría de los supuestos ataques habían sido probados.

Descarga gratis nuestra App

Download on the App Store    Disponible en Google Play