contacto@punto.mx
COLUMNA NEBLINA MORADA

Con 82 años en la actualidad, el nacido el 18 de julio de 1939 en el Bronx neoyorquino, gracias a que tempranamente fue “descubierto” en fiestas familiares donde comenzaba a cantar, no ha podido estar más agradecido con la vida de cantante y compositor que ha llevado hasta ahora, la cual lo trasladó hasta el Salón de la Fama del Rock en 1989. Con la escuela lirica y la universidad del Doo wop y el rocanrol; el blueeyed soul y el rhythm & blues. Con su privilegiada voz y a veces su guitarra siempre ha estado activo desde los 50 hasta el presente.

En sus principios formó parte de Los Belmonts y fue trampolín con la naciente disquera Laurie, luego pasó a Columbia, Arista y ahora darse gusto en Keeping me Blues Alive Records, con la crema de la especialidad. Su apogeo en el estrellato comenzó en 1957 y son muy apreciados hits con Los Belmonts como “The wonder why» y «A teenager in love». Ya sin ellos quién no recuerda «El vagabundo» y «Susy la coqueta (número uno del Hit Parade), «El Majestic» y «Ruby Baby».

La tendencia política de Abraham, Martin and John vino en plena invasión británica y puede presumir más de una treintena de celebrados Long Plays y una cincuentena de compilaciones mundiales. En el 64 empezó a grabar con orientación y destellos blusísticos. Su estilo se volvió más maduro y blusero. La disquera Warner le dio más peso como cantautor y tuvo ventas moderadas. Dave Edmunds le produjo en 1989 Yo Frankie y el álbum Bronx in Blue lo catapultó al Grammy en 2006.

Hasta que, en 2020 y 2021, en términos beisboleros, se voló la barda, con dos maravillas: Dión: Blues with Friends y Dion: Stomping Ground. La calidad de amigos que lo acompañan en el primer álbum es indiscutible: Jeff Beck, Van Morrison, Bruce Springsteen, Paul Simon, Stevie Van Zandt, Billy Gibbons, Brian Setzer, Patti Scialfa, Joe Bonamassa, Samantha Fish, los hermanos Jimmy y Jerry Vivino, Joe Louise Walker, Rory Block, Joe Menza, Sonny Landreth. El repertorio de 14 temas bluseros producidos por el propio músico y Wayne Hood, es excelso.

El segundo, Stomping Ground, va por el mismo camino y reúne a Boz Scaggs, Eric Clapton, Mark Knopfler, Peter Frampton, Rickie Lee Jones, Wayne Hood, G.E. Smith, Marcia Ball. Dion y Wayne Hood, vuelven a ser los productores y vaya si le sacan brillo al blues con un repertorio muy bien escogido, vibrante y lleno de emoción, para quien conozca o no haya olvidado su voz. Gracias a la tecnología, una buena parte de sus canciones se pueden ver y escuchar en plataformas como YouTube y atesorar por una mínima cantidad en Spotify.

Una voz que no ha perdido un ápice de calidad y gusto por los buenos temas trátese de cualquier género. Cantantes así ya no se dan.
pepenavar60@gmail.com

Descarga gratis nuestra App

Download on the App Store    Disponible en Google Play