contacto@punto.mx

Estabas en preescolar y desde la dirección escuchabas a lo lejos “¿quién es ese grillo que anda ahí? Y de inmediato respondías “es Cri-Cri, es Cri-Cri”, canciones que de memoria bailabas en los festivales del 10 de Mayo, mientras tu mamá sonreía y aplaudía, pero, ¿recuerdas a su creador? Aquí te contamos un poco de él.

En Orizaba, Veracruz, un 6 de octubre de 1954, nació el pequeño Francisco Gabilondo Soler, es decir, hace 114 años.

Entre la historia, se dice que al compositor no se le daba la escuela, pero sí la lectura y adentrarse en historias y cuentos que años más tarde le ayudarían para crear el mágico mundo de los protagonistas de sus canciones.

Deportista antes de músico

¿Sabías que Gabilondo Soler había sido boxeador? Pues sí, por varios años, también intentó ser nadador y hasta torero, todo esto antes de la música.

La música, su pasión

Fue a finales de los años veinte cuando salen a la luz sus primeras composiciones, pero alto ahí, en ese tiempo todavía no incursionaba en el público infantil, experimentó en el tango, el fox trot y el danzón, música de moda el aquél entonces, presentando “Montecarlo”.

Incursionó en la radio, con su piano y tocando en vivo, fue en la XYZ, su programa era de toque humorístico y después llegó la magia, brincó a la XEW con un programa infantil, junto a su amigo inseparable “Cri-Cri, el grillito cantor, un 15 de octubre de 1934, que llegó a durar 27 años al aire hasta un 30 de julio de 1961.

Estamos seguros que en tu escuela escuchabas “La patita”, “El chorrito”, “La marcha de las letras”, “Bombón”, “La muñeca fea” y la más popular el 10 de mayo en las escuelas “El ratón vaquero”, así como también, “El comal y la olla”. ¿Cantaste con nosotros mientras leías?

Cuentan que, don Francisco Gabilondo Soler, a través de su niñez en Orizaba, se inspiró para cada una de estas canciones, sobre todo, y una de las más tiernas “toma el llavero abuelita y enséñame tu ropero”, basada en su propia familia.

Actualmente, la música del compositor ha recorrido el mundo y se mantiene como parte de la cultura mexicana, sobre todo, en la educación, que a pesar de los años, continúan poniéndolas a través de plataformas digitales como YouTube, Apple Music y Spotify, en listas de reproducción que van desde “Canciones Infantiles” hasta “Canciones para bailar un 10 de mayo”.

Incluso, en algunos parques nacionales, decenas de esculturas del grillito cantor y su compositor desfilan, por ejemplo, en el parque Rodolfo Landeros, de Aguascalientes, contaba como una sección especial de todas las esculturas en tamaño real de las canciones de Francisco Gabilondo Soler, que se mantiene vigente para la visita del parque.

Su hijo Tiburcio Gabilondo, ha trabajado en la conservación de su legado, con un canal de YouTube oficial, que contienen videos con más calidad visual, animación moderna pero con la voz del creador de este mundo infantil.

Y no podía faltar Orizaba, su lugar natal, en su plaza principal mantienen una escultura de Cri-Cri, para recordar donde nació la leyenda.