Viernes 21 de Julio Mazatlán
26°
tipo de cambio
Fuente: DOF
17.53
ESTÁS AQUÍ
Estilo de vida

ESTUDIO

Vivir con estrés propicia enfermedades no transmisibles

Notimex
Por , Punto MX

México.- Las personas que viven en un ambiente deteriorado o amenazante son más propensas a padecer enfermedades no transmisibles (ENT), como diabetes, obesidad, entre otras, pues en éstos se genera estrés crónico, lo que favorece dichas afecciones.

Somos reflejo de nuestro ambiente, sin embargo, la medicina convencional suele obviar esto, por lo que pasa por alto el efecto del medio en los organismos. (Édgar Gaytán Ramírez, académico)

El también doctor por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) explicó que al trabajar con los damnificados del terremoto de 2010 en Chile, pudo observar deterioro en su salud, aumento en casos de diabetes, trombosis e hipertensión.


“Males ligados a estrés, incertidumbre e indefensión que sentían a diario. De inmediato vi que era factible ahondar en esto echando mano de otras disciplinas, pero tomando como eje mi profesión: la antropología física”, apuntó.


Gaytán Ramírez reveló a UNAM Global que en México decidió trabajar con las personas del municipio Valle de Chalco Solidaridad, ya que es una zona ambiental peligrosa.

“Los colonos de la región viven en una tensión diaria, la cual se dispara cada que llueve, pues saben que basta con un chubasco para que el canal Río La Compañía se desborde y que su afluente arrase con hogares e incluso provoque pérdidas humanas”, destacó.

El estrés es una respuesta del cuerpo ante las amenazas. No obstante, lo que ya no es natural es cómo ciertas condiciones socioambientales hacen que las personas lo padezcan por periodos prolongados.

Para el desarrollo de su investigación, comparó los niveles de tensión de habitantes de las colonias de Valle de Chalco (El Triunfo y Unión de Guadalupe) con los residentes del Sur de la Ciudad de México (Ejido Viejo de Santa Úrsula Coapa y Vergel del Sur).


Tras realizar una prueba psicométrica para valorar el estrés en 164 individuos de las cuatro colonias, los resultados arrojaron que el riesgo derivado de la presencia de ENT como diabetes, hipertensión u obesidad mórbida fue de 63.7 por ciento para los de Chalco y 36 por ciento para los del sur.