Domingo 30 de Abril Mazatlán
26°
tipo de cambio
Fuente: DOF
19.07
ESTÁS AQUÍ
Estilo de vida

ESTUDIO

Uso de dispositivos, fármacos y malos hábitos causan insomnio

Notimex
Por , Punto MX


México.- El uso nocturno de dispositivos electrónicos, la automedicación, la dependencia a medicinas hipnóticas y factores emocionales, así como inadecuados hábitos del sueño provocan dificultad para dormir.

Se estima que entre 33 y 34 por ciento de la población ha padecido insomnio en algún momento de la vida. Es más frecuente en mujeres y aumenta conforme avanza la edad.




Ulises Jiménez Correa, de la Clínica de Trastornos del Sueño del Hospital General de México (HGM), detalló que existen tres subtipos de insomnio: dificultad para empezar a dormir o falta de sueño de inicio y presencia de diferentes despertares por incapacidad o problema para volver a dormir, conocido como insomnio de mantenimiento.

También existe un solo despertar antes de lo programado con la imposibilidad para volver a dormir, denominado despertar prematuro o insomnio terminal.




Esa sintomatología se asocia a trastornos del estado de ánimo que causan más proclividad a ser ansioso o depresivo, a la disminución en el rendimiento en las actividades cotidianas y a la dificultad en las interacciones sociales.

No existe un mínimo de horas de sueño "las ocho que se mencionan son un mito, porque existen diferencias individuales importantes. Un adulto joven sano podría dormir entre siete y nueve horas, pero más que la cantidad es importante la calidad”.




El especialista expuso en un comunicado que entre los principales factores de insomnio destacan el uso inadecuado de los fármacos hipnóticos y el desconocimiento de los efectos secundarios.

Los enfermos no siguen las indicaciones del médico o se automedican y los consumen de forma descontrolada.




Incluso algunas personas combinan los fármacos con alcohol, lo que complica la situación.

Respecto a quienes por la noche utilizan dispositivos electrónicos, como computadoras, tabletas y celulares, recomendó apagarlos 30 minutos o una hora antes de acostarse para que esa estimulación luminosa y emocional no intervenga de manera negativa.




En cuanto al tratamiento la primera opción es el psicológico o cognitivo-conductual en el que se aplican técnicas para modificar el estilo de vida del paciente, así como de relajación, con el fin de que recupere la calidad del sueño.

Si no hay resultados se recurre a un estudio del sueño para identificar la enfermedad que provoque el problema y como última opción se encuentra consumir fármacos.