Martes 12 de Diciembre Mazatlán
23°
tipo de cambio
Fuente: DOF
0
ESTÁS AQUÍ
Internacional

MRAPE-AXE

Un preservativo contra las violaciones

Cultura Colectiva
Por , Punto MX
MÉXICO.- MRape-Axe es básicamente un preservativo femenino con dientes y cuchillas que se incrustan en el pene del hombre que se atreva a realizar una violación.

Este preservativo se inserta en la vagina como una especie de diafragma o tampón y cuando la víctima es penetrada, el dispositivo corta los genitales del agresor con su sistema de seis afiladas cuchillas.

Este artefacto, según la doctora Ehler, es un castigo doloroso para el violador ya que en caso de que este insista en su afán de retirarse del condón, lo único que conseguirá es que el aparato se contraiga, acentuando significativamente el dolor.




La única forma de quitarse el Rape-Axe es que se acuda con un médico para que lo retire con cirugía, claro que antes tiene que llamar a la policía.

La doctora Ehlers asegura que el aparato no causa heridas profundas en la piel, por lo que no se desprenden fluidos que podrían ser transmisores de enfermedades sexuales. Tampoco provoca daños irreversibles.

Este invento fue patentado en 2005, pero fue hasta el año 2010 cuando se popularizó durante el Mundial de Fútbol de Sudáfrica, evento donde se repartieron 30 mil unidades. El problema es que aunque se lograron diseñar varios planes para su comercialización, actualmente no está en venta pues lejos de ser una opción, terminó siendo un aparato generador de controversia.

Muchos de sus detractores argumentaban que el Rape-Axe se trataba de una solución medieval. También se aseguraba que este dispositivo sólo le daba toda la responsabilidad a la mujer de defenderse de la violación, algo que ahorraba el trabajo del Estado para mecánicas de prevención.

Al final el anticonceptivo sólo se calificó como una invención médica para tratar un problema social, que de ninguna forma evitaba la violación, más bien se limitaba a acortar su duración.

Sin embargo, para la doctora Sonette Ehler, independientemente de la opinión dividida, Rape-Axe era una pequeña solución para un mal social que existe en todo el mundo, especialmente en Sudáfrica, país en el que, según una encuesta del Consejo Médico de Investigación, el 28 por ciento de los hombres encuestados había violado a una mujer o un menor.