Martes 21 de Agosto Mazatlán
35°
tipo de cambio
Fuente: DOF
19.03
ESTÁS AQUÍ
RedMX

REALIDAD VS FICCIÓN

Técnicas de supervivencia que no sirven en la vida real

Cultura Colectiva
Por , Punto MX
Técnicas de supervivencia que no sirven en la vida real
Tomar tu pipí no te salvará en el mundo salvaje... al menos no por mucho tiempo.

Contrario a lo que nos enseñó el aventurero de la televisión Bear Grylls, en realidad, beber tu orina como método de supervivencia, en realidad no es tan efectivo, en especial a largo plazo. De acuerdo con una investigación publicada en la Librería Nacional de Medicina de Estados Unidos, después de un tiempo, las toxinas que reingresamos en nuestro cuerpo una y otra vez provocan daño al hígado, y de hecho, no te hidrata, sino todo lo contrario, a una velocidad mayor. Así que sí es recomendable como un método extremo pero no ayudará hacerlo por varios días.


De igual forma, existen otros mitos de supervivencia que se han mencionado en la televisión o que son parte de la cultura popular. Business Insider listó algunos, basándose en distintas investigaciones, y aquí los citamos junto con otros cuantos que también debemos dejar de creer si queremos sobrevivir en el mundo salvaje y no morir en el intento.


Chupar el veneno de una serpiente

La idea de que chupar el veneno en el área de la mordida de una serpiente se ha popularizado en el cine, pero en realidad no ayuda de nada, ya que el veneno entra inmediatamente al flujo sanguíneo y es casi imposible evitar que eso suceda. De hecho, poner la boca en la herida puede ser más riesgoso, ya que contiene bacterias que pueden infectar la zona y empeorar el problema.


Lo recomendable es tratar de mantener bajo el ritmo cardiaco de la persona que fue mordida y apretar la herida mientras es trasladado hacia el hospital, donde debe ser tratado por profesionales.


Hacerse el muerto si un oso ataca

Otra idea fortalecida por las películas es fingir no tener vida cuando un oso ataca, pero en realidad, eso es mucho más riesgoso ya que es mucho más fácil que cause daño si puede situarse fácilmente encima de una persona. Lo recomendable es alejarse lentamente si nos encontramos frente a él, o si buscamos asustarlo, es necesario aparentar tener gran tamaño y hacer un ruido fuerte.


Si el oso ataca, es mejor defenderse y pelear por tu vida. La mayoría de las veces los osos atacan para defender a sus crías o a sí mismo, así que en ocasiones suelen fingir que van a atacar para asustar a las personas. Si hace contacto visual, lo mejor es huir. En el peor de los casos, es bueno acostarse en el piso con las manos en la nuca para evitar que rasguñe esa zona. Puede que se vaya pero si está decidido atacar, no hay escapatoria.


Chupar cáctus

Otro cliché. Se creía que si una persona estaba en el desierto y no tenía agua potable, podía tomar un cactus y beber su líquido. En realidad, esa agua eventualmente hace daño al sistema y puede provocar vómito, lo cual resulta aún más peligroso, ya que una persona puede expulsar más líquidos, deshidratándose a una mayor velocidad. En esos casos, es mejor seguir caminando hasta encontrar una fuente distinta de agua.


Frotar la piel de una persona que está congelada

Nuestro primer instinto cuando vemos a alguien con frío es frotarlo con las manos en los brazos, sin embargo, cuando una persona tiene la piel congelada, eso puede dañarla aún más, ya que la "quiebra", causando daño al tejido. Lo mejor es tomar analgésicos y esperar a que cure.


Darle un puñetazo a un tiburón

En realidad los tiburones casi no comen personas (son muy contados los casos) así que es raro encontrarse en esa situación. Sin embargo, si alguien lo hace, jamás debería seguir el consejo de intentar golpearlo para aturdirlo. No sólo no funcionaría, sino que dentro del agua es muy complicado realizar el movimiento de una forma óptima, y en realidad sólo podría provocar más al animal.


En el raro caso de que esté a punto de morder, basta con poner un objeto sólido entre nosotros y el tiburón para que desista. Si eso no funciona, lo único que podemos intentar es picar sus ojos y sus escamas, para tratar de que huya.


Entrar a una tina caliente con hipotermia

Otra idea que nace cuando alguien tiene hipotermia, es meterlo en una tina con agua caliente para que se recupere, pero eso es aún más peligroso. El súbito cambio de temperatura puede provocar un shock, ya que la persona sentirá un dolor insoportable y hasta podría sufrir un paro cardiaco. Se recomienda poner botellas de agua caliente en sus axilas e intentar calentarlo con el cuerpo.


Comer carne cruda

En los documentales de Discovery Channel vemos que algunos exploradores comen carne cruda en sus travesías para sobrevivir, sin embargo, están mejor protegidos que algunas personas. Si alguien come constantemente carne cruda de un animal, puede consumir los patógenos que poseen y que pueden atacar al sistema, provocando no sólo daño estomacal, sino en todo el cuerpo. Siempre es mejor cocinarlo antes. Existen formas de encender fogatas, así que con eso es suficiente.


Si un animal lo come, tú lo puedes comer

No podría haber peor creencia. Podemos pensar que porque un animal lo come, nosotros podemos hacerlo pero en realidad los humanos poseen una estructura completamente diferente así que puede que algunos alimentos sean peligrosos, como algunos hongos, o moras que aparecen en los árboles. Sin importar qué tipo de mamíferos sean los que los consuman, nunca debemos dar por hecho nada, especialmente si estamos alejados de la civilización.


Es mejor informarse antes de hacer algo que vimos en la televisión o que escuchamos en alguna conversación. Intentar alguno de estos "tips" en realidad nos puede matar en vez de salvarnos. De cualquier forma, siempre es mejor ser precavido e investigar antes de adentrarse en un mundo del cual quizá no podamos salir.



Loading...