Miércoles 13 de Diciembre Mazatlán
22°
tipo de cambio
Fuente: DOF
18.97
ESTÁS AQUÍ
Local

DÍA DE LA RAZA

Persiste el racismo, pese a la modernidad: sicóloga #VIDEO

Juan Carlos Ramírez
Por , Punto MX
Todavía hoy, en pleno Siglo 21, sumergidos en la era digital y el mundo globalizado, prevalecen en la sociedad formas de racismo con altos niveles de discriminación, intolerancia, desprecio, rechazo e indiferencia hacia el otro, principalmente contra las personas de piel oscura, mujeres, discapacitados, homosexuales, indígenas y desplazados.

Por lo general se cree que racismo es el rechazo a las personas de raza negra o asiáticos, sin embargo, hay uno que es peor, dice la sicóloga con doctorado en Educación, Bertha Consuelo Hernández Lizárraga, presidenta del Colegio de Psicólogos de Mazatlán.

“Hay uno peor, y es la indiferencia, el de la no atención al desprotegido y al desplazado, al considerar que sus necesidades son menos importantes que las de un vecino de la colonia Juárez (por ejemplo)”, expresó en alusión al problema que viven los desplazados de Concordia y que radican temporalmente en Mazatlán.

Al describir lo que es el racismo, Hernández Lizárraga refiere que se trata de un fenómeno que se da cuando rechazamos lo que es diferente a nosotros.

Parece increíble que en este siglo seguimos repitiendo los mismos patrones de rechazo, intolerancia y desprecio de hace siglos, inclusive, a todo aquel que es diferente a nosotros.

Hernández Lizárraga puso como ejemplo el rechazo hacia las personas de piel oscura, ya que mucha gente asocia esta característica con pobreza, marginación y delincuencia.

Al ver a un joven moreno de alguna colonia popular que reúne ciertas características, inmediatamente se piensa que se trata de un vago, un cholo o un delincuente, pero, un joven con el mismo perfil, pero que es rubio, de ojos claros, que vive en algún fraccionamiento y que estudia en algún colegio, para muchos la percepción cambia, o sea, se trata de un chico confundido, que le hace falta comunicación, que está deprimido y que pasa por una etapa difícil, describió.

Pensar así es injusto, nada equitativo, e inhumano, pero también es una forma de racismo, lamenta la sicóloga.

Creo que nos hace falta mucho trabajar en fortalecer la equidad y los derechos humanos para proteger precisamente a las personas más vulnerables y en condiciones de vulnerabilidad.

Video: Juan Carlos Ramírez

OTROS DISCRIMINADOS: MUJERES, DISCAPACITADOS…

Otro ejemplo de discriminación son las mujeres que históricamente han sido agredidas en lo físico, emocional, sexual y laboralmente, señala Hernández Lizárraga.

“Hay discriminación entre el sueldo de un hombre y de una mujer, aunque los dos tengan la misma preparación y aunque la mujer esté más preparada”.

También está la discriminación hacia los discapacitados.

“Nuestra misma ciudad no está preparada para dar condiciones de movilidad a una persona que anda en silla de ruedas o se desplaza en muletas, eso también es racismo”.

Pero el racismo que reúne todas las formas es la discriminación, el desprecio, el rechazo y la indiferencia contra los grupos indígenas.

A Hernández Lizárraga le tocó vivir de cerca esta forma de racismo, ya que por 25 años vivió en el estado de Guerrero.

“Me tocó estar en los municipios más pobres del país, en el corazón de la sierra de Tlapa y Chilapa, en poblados donde las condiciones de vida era de que todo lo que se mueve se come, pero lo más grave del racismo es cuando llegas a pensar que tú como persona no tienes ningún valor ni ningún derecho, y como yo soy superior a ti, te puedo usar, puedo abusar de ti en lo laboral”.

De esta manera le tocó ver cómo mucha gente venía a las cosechas a Sinaloa, buscando una mejor condición de vida, a veces regresaban, pero muchos preferían quedarse aquí o en otros lugares.

Lo que más le impactó, dice, es enterarse de que muchos niños de jornaleros agrícolas morían precisamente por esa indiferencia y menosprecio hacia los grupos indígenas, que es una forma de racismo de este siglo.

Hernández Lizárraga señala que los efectos sicológicos del racismo en las víctimas son devastadores, porque deja una sensación de indefensión y de abandono que le hace creer a la persona que no vale nada y que el otro tiene el derecho de abusar de él o de ella, inclusive a ser un objeto de uso para explotación laboral o sexual.

De ahí que las instituciones y organismos de derechos humanos y de defensa a los grupos vulnerables tengan una gran tarea por delante.

“Nos hace falta más sensibilidad, conocimiento e investigación, de ponernos en sus zapatos, de ser verdaderamente empáticos, y la empatía es la capacidad de ponerme en los zapatos del otro”.

PARA RECORDAR

Hoy se celebra el Día de la Raza, el día en que los españoles descubrieron América y se dio la unión de los europeos con los indígenas americanos.