Domingo 16 de Diciembre Mazatlán
22°
tipo de cambio
Fuente: DOF
20.26
ESTÁS AQUÍ
Local

MAZATLÁN

'Nos cambió la vida, a mis hijos y a mí...'

Francisco Ramírez
Por , Punto MX
'Nos cambió la vida, a mis hijos y a mí...'
MAZATLÁN.- ¿Con cuál perdón se quedan ustedes, con el perdón jurídico o el perdón de Dios?, se le pregunta a doña Ampelia, mientras ella se limpia dos lágrimas y voltea a con su hijo… Dos segundos, tres, cuatro, una eternidad medida en segundos. “Con el perdón jurídico”, responde el joven Jorge García Valdez.

El otro, que se lo dejan a Dios.

Han pasado ya mes y medio del fatal accidente en que una camioneta perdió el control, chocó y terminó arriba de la motoneta y de la humanidad de don Ricardo García, un 10 de octubre, casi frente a la clínica del ISSSTE.

Un accidente que les cambió la vida, al perder al único sostén de una familia de cinco hijos, aunque uno, el mayor, ya está casado.

La señora Ampelia explica que la vida les cambió.

Mi hijo dejó de estudiar para seguir con el negocio, ya no es la misma, yo me siento muy mal, mis hijas andan muy 'para abajo', igual que yo, y pues la verdad que le extrañamos mucho...



Recuerda que el día del accidente fue el pasado 10 de octubre, y han tenido que afrontar las cosas para seguir adelante. Los varones siguiendo con el trabajo del padre, vendiendo raspados y frituras de harina en una motocicleta acondicionada, mientras que las dos niñas menores se dedican a estudiar.

De una manera hay que ver por la familia, afirma.

Sentados en una mesa redonda que está en puro centro de la sala, la señora Ampelia y Jorge tienen ya los ojos rojos. La señora no se ha contenido y entre los recuerdos le llegan las lágrimas.

“Trabajo lo mismo que mi apá vendiendo raspados en la moto, igual a una moto como la de él”, dice Jorge, y un poco más sereno, afirma que le va bien.


Recuerda que sufrió un accidente en una motocicleta, cuando un carro se le atravesó, por lo que sufrió fractura del fémur. Esto, indica, le impide pedalear o ir manejando la moto de Valle del Ejido, donde viven, hasta la colonia Independencia, para seguir con la ruta de venta que tenía su padre: colonia Estero, la Independencia y la Juan Carrasco, y donde se le sigue recordando.

Mirando a veces al mantel de la mesa, sin levantar la mirada, comenta que no han podido salir de las deudas.

“Todavía no, seguimos igual y en lo mismo, lo que trabajamos, mi hijo lo que saca es para comer y para surtir un poco de lo que él ocupa para la venta y los gastos de la escuela”, comenta su madre.

Jorge dice que a pesar del frío, ellos seguirán vendiendo raspados, siempre lo han hecho y les va bien. Cuestionado acerca de qué le echan para que se les venda, les provoca algunas risas. Fue la única vez que sonrieron.

“Los buscan porque son caseros, saben diferentes”, afirma doña Ampelia.

A su espalda, se encuentra en la parte superior un cuadro con la imagen de don Ricardo, al costado izquierdo, se encuentra una imagen en tela de la Virgen de Guadalupe, y abajo, una mesita con una veladora y unos ramos de flores.


La señora Ampelia dice que con el responsable del accidente, se llegó a un acuerdo y les va a pagar en pagos mensuales.

Tiene conocimiento que el día último del mes firman el convenio. Comenta que al principio vinieron a su casa los familiares y posteriormente vieron al presunto responsable ante el Ministerio Público.

“¿Yo cómo lo vi?” Silencio mientras le salen dos lágrimas. “¿Merece el perdón?”, se le pregunta. (Silencio). “No”.

--¿Por qué no?, se le insiste.

“Porque la verdad (llanto)... nos cambió la vida, a mis hijos y a mí…", dice, luego un suspiro limpiándose las lágrimas, “nosotros éramos una familia muy feliz y muy unida, y ahora sin él, pues…”.

Describe a su esposo como una persona muy trabajadora, se levantaba muy temprano y alistaba las cosas para salir a trabajar, para salir a las 11 de la mañana y regresar a las 11 de la noche, “trabajaba todo el día, descansaba sábado y domingo y no le gustaba estar dioquis, él no hallaba qué andar arreglando o haciendo. Era buen esposo, padre y todo”.

Mirando el cuadro, dice que era él.

“¿Quién ha resentido más la falta de su papá? Pues la niña más chiquita; éstos también pero son más fuertes, la niña pues, de repente entro a su cuarto y está llorando, sigue triste en la escuela y es la que está resintiéndolo más, ha bajado de calificación”.

Explica que esta jovencita se llama Lucía Anahí, de 14 años, que está en tercero se secundaria. Mientras que la otra se llama Ofelia Sarahí, de 15 años quien está en preparatoria.

El convenio quedó a pagos. Al ser cuestionada si fue justo, responde: “pues, no, pero pues como ocupamos también, pues así, como el señor no tenía dinero como dice, pues…”.

Dice que tienen actualmente las deudas del sepelio y en Coppel, y en montepío tienen otras cosas empeñadas aparte.

Después del convenio, dice que no sabe qué sigue. Pero con lo que les van a dar será pagar todas las deudas, y ver para adelante.

Comentan que hasta que les terminen de pagar, se le otorgará el perdón.

--¿Fue justo el acuerdo?, se le cuestiona a la señora Ampelia.

(Silencio, sin opinar).


--¿Cómo lo considera?, se le insiste.

Pues… (silencio).

--¿Fue justo como para otorgarle el perdón?--, se le vuelve a insistir.

“Sí”. (Silencio).

--Está el perdón de la justicia y el perdón de Dios, ¿con cuál se quedan?--, se les pregunta.

“Con el de la justicia”, responden madre e hijo, “el otro se lo dejamos a Dios. Sí”.

Jorge asegura que una vez pagando todas las deudas, van a seguir trabajando igual, como le hacía su padre.

Comenta que todo le recuerda a su padre, porque él le enseñó a trabajar, “ser quien soy (llanto tenue), ver pa'delante, no queda de otra”.


OJALÁ SE PUSIERAN EN LA PIEL DE LA FAMILIA: ABOGADA

Entrevistada al respecto, la abogada de la familia, Elfa Margarita Ruiz López, explica que el convenio fue por 5 mil salarios mínimos más los gastos del funeral, más o menos una cantidad de 426 mil pesos.

“Preguntaba si era justo, no, no es justo (el convenio), lo que le están dando, lo que no le están marcando la pérdida total del vehículo aún dándole el dinero nunca le van a reparar la ausencia del padre, las niñas han bajado de calificación, al ver que se está desgarrando el vínculo familiar ante la falta de la cabeza principal, el sostén económico y moral”, afirma la abogada.

Dice que más que repararle el daño, le van a dar un apoyo económico, le van a dar ni la mitad de lo que marca la ley como primer pago, y se le manifestó ahí al Ministerio Público, ello que hizo fue hacer un buen acuerdo para ambas partes, pero más inclinado no tanto para los afectados.

“La muerte no se paga en abonos, jamás se va a pagar en abonos, si no estamos en el mercado ni en una subasta, fue una pérdida y sostén de una persona, no estamos hablando de una mercancía, desafortunadamente las leyes así están”.

Agradeció al vicefiscal por su apoyo, aunque indica que pudieron haber hecho más, “ojalá que se pongan en la piel de estas personas, de la señora Ampelia, de sus hijos”.

Considera que no es justo el convenio, pero es cosa del mismo sistema.

--¿Van a aceptar ese convenio?, se le cuestiona.

“Desgraciadamente la situación económica es bastante drástica, desafortunadamente se ven obligadas a aceptar ese convenio, por su situación, ya que la cabeza principal ha faltado y no hay ingresos…, sí van a aceptar ese convenio, desafortunadamente”, responde.

A los pocos minutos, arribó Ricardo García Valdez en la motocicleta cargada de los frascos de mermelada de diferentes sabores que les echa a los raspados. Mientras que en capote están colgadas de frituras de harina, lo que atrae a los niños a comprarles y pedirle que les eche chamoy. Así era el negocio de su padre, don Ricardo.



QUEDARÁ ACUERDO POR ESCRITO: VICEFISCAL

El vicefiscal regional, Cruz Alejandro Flores Salazar, explicó que la familia afectada como el presunto responsable llegaron a un acuerdo para la reparación del daño, por lo que dicha carpeta de investigación va a ser derivada al Centro de Mecanismos Alternos de Solución, para que se inicie el procedimiento del convenio ahí.


Agregó que tiene conocimiento que este acuerdo va a ser denominado Acuerdos Diferidos, por lo tanto tiene que quedar plasmado ahí en los acuerdos correspondientes.

La carpeta de investigación va a ser derivada al Centro de Mecanismos Alternos de Solución, a efecto de que quede formalizado el acuerdo el cual hasta este momento tienen en pláticas, comentó Flores Salazar.