Martes 20 de Febrero Mazatlán
23°
tipo de cambio
Fuente: DOF
18.66
ESTÁS AQUÍ
Show

CARNAVAL MAZATLÁN 2018

La gente quería más fiesta… #CarnavaldeMazatlán

José Manuel García
Por , Punto MX
La Banda Legal estaba en su máximo esplendor. Tenían lleno en su zona, allí frente a la Cueva del Diablo.

El ambiente era digno de un martes de Carnaval.

La gente bailaba. Algunos con su pareja, otros solos. A más de alguno le bailaban los ojos. El reloj había pasado de las 2:15 de la mañana.


De pronto, los músicos callaron. La Policía Municipal, a través de un grupo de agentes, dio la orden de que no tocaran más. Se acabó la fiesta.

La gente quería más. La banda pretendía tocar un buen rato más. La orden estaba dada.

“Los policías ya no dejaron tocar a la banda, de hecho los de la banda se enojaron, porque querían seguirle”, dice una joven, que estaba frente al templete.

Ningún otro grupo, de los pagados por Cultura, tocaba. Solamente tenían música los locales establecidos.


La gente quería más. Cerveza había, pero música ya no.

Se empezó a dispersar la mancha humana. La mayoría prefería salir por Zaragoza.

Muchos con cerveza en las bolsas. No esperaban que los “corrieran” antes de las 3:00 horas.

“Una raya más al tigre, ahora nos corren temprano”, lamenta un señor.

Y es que antes, los “corrían” hasta que amanecía. Los tiempos han cambiado.



UN 10 EN SEGURIDAD

La zona carnavalera estuvo prácticamente blindada.

En los recorridos de Punto MX solamente se apreció un conato de bronca y fue el martes, casi a la medianoche.


Unos jóvenes empezaron a pelear, pero la policía llegó al pleito en menos de un minuto. Detuvieron a tres.

Además se coordinaron muy bien para evitar que entraran armas a la fiesta del pueblo.


¿Y LA MÚSICA?

Hubo de todo. Un Carnaval con diversidad musical.

Desde los éxitos de las bandas actuales, hasta las cumbias que no pasan de moda.

Y el “Scooby Do Pa! Pa!”, “Despacito”, “Felices los cuatro” también robaron cámara, aunque no tanto como la de “Movimiento naranja”, que se escuchó en muchos templetes.

Las que nunca pasan de moda como “Pelotero a la bola”, “El pato asado” y “El Sinaloense” ponen a bailar o a gritar a varios.


A pesar de que los “pecadores carnales” querían seguir la fiesta, pero dicen que donde manda capitán no gobierna marinero: la orden ya la habían dado.

Solamente los de dinero pudieron seguirle. Una banda de viento tocaba en el inicio de la Zaragoza.

Muchos se acoplaron. Se llevaron la música por toda la avenida. El “Corazón de Texas” sonaba.

Poco a poco se fue perdiendo ese grupito, que se llevó la banda como los señorones de antaño, hasta su casa.