Domingo 27 de Mayo Mazatlán
39°
tipo de cambio
Fuente: DOF
19.7
ESTÁS AQUÍ
Estado

CONCORDIA

Honran la memoria de maestros caídos de El Cuatantal #VIDEO

Francisco Ramírez
Por , Punto MX
Honran la memoria de maestros caídos de El Cuatantal
CONCORDIA.- “Un fuerte aplauso que llegue hasta Escuinapa y hasta el cielo”, pidió el padre Alfredo Jacinto Toledano, párroco de la iglesia de San José de Copala a los niños de la Escuela Primaria "Agustina Ramírez" de El Cuatantal.

Fuerte se escuchó, las veces que aplaudieron y tal vez sí pudo haberse escuchado no sólo en El Cuatantal o en Escuinapa, de donde eran los maestros, sino hasta el cielo, donde descansan los hombres justos y en paz.


Esta mañana se celebró una misa en el lugar donde cayeron abatidos por las balas de delincuentes, los tres maestros escuinapenses que regresaban ya de El Cuatantal después de impartir clases, con rumbo a sus hogares, cuando al llegar al kilómetros 3 de La Petaca a Potrerillos, o bien en el kilómetro 6, de Potrerillos a La Petaca, entre medio de dos curvas, fueron emboscados en el vehículo en que venían, y solamente un compañero maestro se salvó, al cubrirse entre medio de los dos asientos.

En este día 15, en que se conmemora el Día del Maestro, la familia de José Feliciano Rodríguez Navarrate, de 31 años de edad, le celebró una misa en el mismo lugar en que él cayó abatido por las balas asesinas junto con sus compañeros el profe Ramón y el profe Luis.


Al pie de un cerro, y en el centro de la carretera rodeada de dos curvas, allí levantaron una pequeña capilla montada en honor a estos tres maestros, y en este mismo lugar se reunieron alumnos y padres de familia de El Cuatantal para rendir un homenaje a sus maestros, que el día 4 de mayo, del año pasado, cayeron víctimas de las balas asesinas.



Un crimen que vino a descobijar la inseguridad y violencia que se vivía en la sierra concordense, donde el temor y pánico se vivía en estos lugares sin que hubiera autoridad que pusiera un alto, hasta que fueron rebasadas y la gente prefirió huir al terror porque no hubo la seguridad que pedían a gritos y nadie les escuchaba.



BENDICEN CAPILLA EN HONOR DE LOS 3 MAESTROS CAÍDOS

Este día en que celebran a los maestros, la familia de José Feliciano, mejor conocido como “Chanito” por su misma familia, sus amigos y habitantes de El Cuatantal, quiso rendir un homenaje el hijo y al hermano que se les adelantó.


Su hermana, Paola Lizeth Rodríguez Navarrete, acompañada de su madre, su sobrina y unos tíos acudieron al lugar donde se edificó esta capilla en honor a los maestros, localizada entremedio de unas curvas, a escasos 3 kilómetros antes de llegar a la comunidad de La Petaca y a unos 2.5 kilómetros de Chirimoyos de La Petaca.


Está edificada a un costado de la carretera, a unos 3 metros de donde quedó el vehículo balaceado y al pie de un cerro, con verdes pinos.

“Nuestra vida cambió, cambió totalmente, desde que pasó esto, pasó el Día de las Madres, el Día del Maestro y desde ese día para acá ha sido de pura tristeza, porque él era el hermano alegre de la familia, el que estaba más con mi mamá, mi mamá es la que ha estado demasiado triste y mis hermanos y yo somos los que hemos andado en la capilla, en el panteón, mi papá en su tristeza mejor se fue al otro lado (Estados Unidos) unos meses mientras pasaba este mes, porque dice mi papá que para él es muy triste, muy triste de recordar todo esto, de hecho, mi mamá no quería venir, como ellos fueron maestros aquí, por 28 años, ellos conocen toda esta gente a toda la sierra conocen y no quería venir, pero yo le dije 'vamos', '¡nooo, yo me siento muy mal!', porque conoce, pero le digo yo tiene que enfrentar todo esto…”, afirma Paola Lizeth.

Dice que de hecho ella ha sido la única que se ha enfrentado a todos estos dolores, “porque el venir para acá no fue tan fácil, porque todavía se ven los vidrios todavía”.


Recuerda que le comentó a su esposo “¿sabes qué?, hay que hacerle una capilla, aunque sea poner algo allá, donde sucedió eso, donde fallecieron', me dice 'vamos ¿y si pedimos apoyo a la Presidencia municipal para poder hacer una capilla?', me dijeron que sí, 'adelante', nomás que no obstruyeran aquí la vía pública, la rúa, mi esposo y yo trajimos el albañil y empezaron a medir… la primera vez fue muy doloso, el ver que nos acompañaron los policías, la seguridad y ya nos dijeron que desde aquel portón (localizado a mano derecha de la capilla viendo al frente) y desde allá (señalando unos matorrales localizados frente a la capilla, a mano izquierda) les dispararon porque fue donde recogieron los casquillos y de hecho aquí están los vidrios todavía, tratamos de quitarlos y allí están”.

Destaca que los albañiles venían desde Mazatlán cada domingo a hacer la capilla y se comprometieron a terminarla antes del 4 de mayo, y el día 3 de mayo se las entregaron y se vinieron a ponerle flores.

“Todo para nosotros ha sido muy triste”, recalca Paola Lizeth.


Explica que “Chanito” tenía poco impartiendo clases en El Cuatantal, desde noviembre del años 2016 lo envió el supervisor a esta comunidad serrana, hasta el fatídico 4 de mayo.

“De hecho, mi papá impartió clases ahí en El Cuatantal, viene de familia, porque todos sus servicios y todos mis papás aquí lo trabajaron, desde Guacamayas, Cuatantal, Río Florido, todas la rancherías, Agua Caliente de Jacobo y lo último fue en Catarina, toda la gente los conoce y también conocen a Chanito”.

Explica que este mañana habrá una misa en honor al Día del Maestro y el padre que viene de Copala iba a bendecir la capilla, vienen los sus alumnos de El Cuatantal y los padres de familia y aquí van a estar acompañándolos.

“Es un reconocimiento para ellos”, afirma.

Cuestionada sobre qué dicen las autoridades, Paola Lizeth responde que han tratado de evitar de andar preguntando, “de todos modos como yo le decía a mi papá ¿para qué?, nada nos va a regresar a mi hermano, nada, nada, lo poco que podamos hacer por él ahí está, no dejamos de hacerle su misa cada mes, lo fue cuando cumplieron el año, lo poco que podamos y ahorita el Presidente nos brindó la ayuda para ir por los padres de familia y los alumnos a El Cuatantal, son alumnos de la escuela 'Agustina Ramírez', de El Cuatantal y sus padres nos están acompañando”.



UNA CAPILLA QUE MIRA AL CAMINO

La pequeña capilla se levanta bajo un cerro con verdes pinos, al frente tiene dos columnas y su techo es de dos aguas, al fondo se localiza un cuadro con la imagen de los tres maestros caídos y con la leyenda: “En honor a los maestros caídos en su deber, que sus únicas armas fueron sus enseñanzas y conocimientos y amor a sus alumnos”.

La placa está flanqueada con las dos figuras de la Virgen María y San Judas Tadeo.

Al pie, un cenotafio donde están las veladoras y al frente una cruz hecha con veladoras blancas. A un lado de las columnas, arreglos florales predominando algunos alcatraces blancos. Una capilla pintada de color crema blanquecina y sus columnas café chocolate, rodeada de una maya de fierro.

El padre Alfredo Jacinto Toledano, de la parroquia de San José de Copala, ofreció la misa desde su interior a las familias y jovencitos allí presentes.


Una misa que transformó los cantos religiosos en un homenaje a esos maestros, donde sus niños, formados frente al padre, les cantaron y aplaudieron no solamente para que los escucharan no sólo en El Cuatantal o en Escuinapa, sino hasta el Cielo.

Unos niños que honraron así la memoria de tres maestros que cayeron víctimas de la ignominia del hombre, y que desde ese cerrito, cuando la gente vea ese capilla, los recordará como los maestros que les impartieron clases a sus hijos… y una persignada para el camino.