Lunes 24 de Abril Mazatlán
26°
tipo de cambio
Fuente: DOF
18.82
ESTÁS AQUÍ
Ciudad

HISTORIA DE… ‘EL CLAVADISTA’ JORGE LÓPEZ

Día a día, sube a la cúspide para volar hacia el precipicio #Semanario

Karelia Macedo
Por , Punto MX
¿Alguna vez has tenido la experiencia de lanzarte un clavado al agua? ¿Te puedes imaginar hacerlo en el mar, a decenas de metros de altura y con la marea en tu contra? ¿Qué sentirías? ¿Miedo, adrenalina? Justo esa emoción es lo que siente una y otra vez Jorge López, conocido por sus amigos de Mazatlán como “El Cani”, y para el mundo como ‘El Clavadista’.

Con la experiencia de 20 años realizando el arte de lanzarse, Jorge vive del trabajo que el mar y su cuerpo le permiten hacer, siendo este su principal oficio y sustento para mantenerse día a día.


ESPECTADORES Y SU FAMILIA LO INSPIRAN

“El Cani” confesó no ser el primero en su familia que realiza este oficio que representa una de las principales atracciones del puerto, pues su padre fue uno de los pioneros en hacerlo en la explanada Sánchez Taboada.

“Él me inspiró a realizar este trabajo, me inspiró a volar, para mí es una grandísima satisfacción tener este trabajo tan espectacular; no niego que sea riesgoso, pero es hermoso”, habló.

A los turistas de distintas partes del mundo que llegan a verlo los recibe con agrado y orgullo, a los mazatlecos con respeto y alegría, pues ellos son el motivo por el cual cada atardecer regresa a esa cúspide sobre el mar.

“Para mí, los aplausos, el apoyo, las expresiones que hacen al verme arriba y todas esas cosas me motivan a seguirlo realizando, porque gracias a su apoyo, nosotros podemos llevar el sustento a nuestras familias y a nuestra casa”, manifestó.

Hay días en que he hecho de 20 a 25 clavados, es una mezcla de adrenalina, cansancio y satisfacción indescriptible.
APOYA A SU FAMILIA

Con lo poco o mucho que llega a ganar en un día, Jorge López apoya a toda su familia y esposa, en especial a sus hermanos y pequeños sobrinos, pues busca lo mejor para ellos, ya que los ve como a sus hijos.

"A veces con lo que gano le hablo a mi hermano y le digo que vaya a verme a la casa, que tengo algo para él y le ayudo con mandado o dinero para los niños. Mis tres sobrinos se lo merecen porque quiero que salgan adelante y lleguen lejos", expresó.


UN TRABAJO PELIGROSO

A consecuencia de su trabajo, ha llegado a tocar las filosas rocas con distintas partes del cuerpo como nariz, manos, espalda y cabeza.

Fue hace 10 años cuando golpeó su cráneo directamente contra una roca a consecuencia de que ejecutó mal la maniobra; quedó inconsciente, al instante fue rescatado por un colega suyo que tras sacarlo del agua, lo llevó a tierra firme.

“Fue una mala maniobra, supe que algo iba mal. Cuando desperté ya estaba fuera del mar. He tenido muchos accidentes, pero eso me ha motivado a realizar un mejor trabajo, a perfeccionarlo y hacerlo cada día mejor", resaltó.

Relató que ha tenido días muy buenos, llegando a ganar hasta 2 mil pesos en solo unos pocos clavados, pero también hay días donde solo gana unas monedas.

“Yo me presento con mi nombre, les doy la bienvenida, les explico por qué y para qué hago este oficio, acostumbramos a pasar con ellos a pedir una cooperación amable sin ponerle cantidad, lo que su corazón le dicte es muy bueno, porque nosotros no tenemos seguro ni salario, entonces gracias al apoyo que ellos nos dan, nosotros nos mantenemos”, afirmó.


UN CLAVADO A LA FAMA

Previo a dar inicio a su presentación, "El Clavadista" comienza a sentir la adrenalina por sus venas, siente en su piel la dirección del aire, se encomienda a Dios, da gracias por una oportunidad más de trabajo y se lanza al mar con la esperanza de salir sin problemas, escuchar los aplausos de los espectadores, descansar un poco y regresar a ese desafiante lugar, el cual, aseguró, es el punto más desafiante que ha tenido la oportunidad de conocer.

"En ocasiones me emociono de más y hago uno tras otro, cuando tengo las pilas bien cargadas salen y salen los clavados, ha llegado el día en que me he lanzado de 20 a 25 clavados al día, es una mezcla de adrenalina, cansancio y satisfacción indescriptible", comentó mientras sobaba su piel, argumentando tener esas sensaciones cada minuto del día.

Yo solo vivo el día de hoy, agradezco a Dios que trae espectadores a este pedacito de Mazatlán lleno de historia y cultura; con el favor de Dios, queda mucho “Cani” en la historia, mientras, viviré el día al máximo como si fuera mi último clavado.

Gracias a la fama mundial que trae consigo el nombre de "El Clavadista", Jorge ha sido partícipe de varias entrevistas y notas dedicadas a su trabajo, siendo esto un gran orgullo el ver plasmado su esfuerzo y dedicación.

“El que yo sea elegido para dar a conocer este oficio me llena de motivación y satisfacción, yo guardo mis foto postales, tengo revistas y periódicos", mencionó.

Sin duda, "El Cani" representa un símbolo de tradición en la tierra de los venados, debido a que gracias a su labor, los mazatlecos son proyectados como personas fuertes, valientes, con un espíritu libre que busca volar y desafiar sin miedo a la marea o la tempestad.