Miércoles 22 de Noviembre Mazatlán
27°
tipo de cambio
Fuente: DOF
0
ESTÁS AQUÍ
Internacional

ESPAÑA

Conmueve a España nuevo caso de violencia machista que cobra 2 vidas

Redacción
Por , Punto MX
ESPAÑA.- El miércoles pasado, una joven mujer que acudió por su hijo al colegio, fue baleada por su expareja y llevada a un hospital.

Hoy, los dos están muertos, su hijo traumatizado, y España se lamenta la falta de resultados en las políticas y acciones en contra la violencia machista, señalan medios internacionales.

El miércoles, Jessy Bravo fue a buscar a su hijo de 4 años al colegio en la localidad española de Elda. En la puerta, apareció su ex pareja, Imanol Castillo, el cual le disparó cinco veces, incluida la cabeza.

Jessy, de 28 años, murió el jueves en el hospital. Imanol luego huyó con su auto, pero terminó suicidándose de un disparo en la boca.

Quienes presenciaron el atentado afuera del colegio, decenas de niños y padres, necesitaron atención sicológica.

Una de las niñas contó a periodistas que el hijo de Jessy e Imanol lloraba y repetía que “papá ha matado a mamá”.

Los medios señalan que Jessy es la víctima 44 de la violencia machista en España este 2017, una cifra 20 por ciento superior a la del año pasado, 2016.

Su caso refleja el fracaso de los esfuerzos españoles por terminar con los ataques a mujeres, se agrega.

En 2004 (año con 72 víctimas mortales) el país aprobó una Ley integral contra la Violencia de Género que permitió crear juzgados específicos contra la violencia de este tipo, una fiscalía, una delegación del gobierno, brigadas policiales, mejores campañas de concientización.

Sin embargo, mujeres siguen siendo asesinadas, por errores de protocolo, por falta de recursos, por la tibieza de los jueces o la propia dificultad que sufren las maltratadas para alejarse de sus exparejas.

En el caso de Jessy, ella había denunciado tres veces a Imanol.

La joven trabajaba como camarera sirviendo desayunos y era conocida por su carácter divertido; sus conocidos le reconocían su “alegría de vivir”.

La relación con Imanol había durado seis años, los unía su afición por el deporte, los tatuajes y la playa, pero el carácter posesivo y violento de él provocó la ruptura, se agrega.


En 2014, Jessy fue una de las 13 mil 500 mujeres que denunciaron violencia machista al mes en España, pero luego se negó a declarar en el juicio y él quedó absuelto. Volvieron a vivir juntos pero en 2016 él la agredió y fue condenado por lesiones en el ámbito familiar.

Sólo fue penado con 40 días de trabajos en beneficio de la comunidad, además de una orden de alejamiento a 300 metros.

Desde entonces estaban separados, pero Imanol, un desempleado de la industria de la zapatería y adicto al gimnasio, seguía obsesionado con Jessy, narraron sus conocidos.

El 4 y el 5 de noviembre Imanol estuvo contactando a su exmujer por teléfono y ella lo denunció, por lo que el martes por la noche fue detenido, pero tras salir libre, fue a conseguir un arma.

Hoy, ella está muerta, él está muerto, su hijo se quedó sin padres y traumatizado, y en España muchos se preguntan quién sigue.