Domingo 24 de Septiembre Mazatlán
28°
tipo de cambio
Fuente: DOF
0
ESTÁS AQUÍ
TecnoMX

CONTROL

¿Caminamos hacia la despersonalización o todo es paranoia?

Cultura Colectiva
Por , Punto MX
Big Brother no sólo existe en las cámaras instaladas a lo largo de las calles, la sociedad le permitió evolucionar tanto que ahora se encuentra dentro de cada individuo. La implantación de chips de identificación dentro de la piel era algo que, según algunos teólogos, se advirtió desde tiempos bíblicos «Vi también como un mar de vidrio mezclado con fuego; y a los que habían alcanzado la victoria sobre la bestia y su imagen, y su marca y el número de su nombre, en pie sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios» (Apocalipsis 15:2).


Esta medida que empresas como Three Square Market (TSM) están tomando con sus empleados, ha hecho que los orwellianos y los fanáticos religiosos comiencen a creer en que los textos base de sus creencias son en realidad profecías de un mundo en el que todos seremos parte de una uniforme gris.


¿Pero será verdad que estamos caminando hacia una inevitable despersonalización o todo es fruto de la paranoia provocada por las teorías de conspiración que se han formado alrededor de novelas y películas? Para los investigadores de BioHax International –creadores del microchip/credencial que Three Square Market instaló en sus empleados— todo ello es una conducta completamente normal ante la aparición de nuevas tecnologías.


Si bien los encargados de la empresa que proporciona tecnología a mini-mercados argumentan que los diminutos dispositivos no guardan información personal de los empleados. Pero nadie pierde de vista las declaraciones que el periodista Ali Velshi hizo al asegurar que tenía dentro de sí un VeriChip donde estaba resguardado su historial médico, mismo que podría ser consultado fácilmente en caso de ser necesario, lo que llevó a los ya usuarios de esta tecnología a preguntarse si en un futuro podrían "ser hackeados" por alguien que quisiera tener acceso a su información personal. En el caso de TSM, Tomm Westby, CEO de la empresa, dijo que algo así no es posible gracias a que sus implantes son pasivos.


Como era de esperarse, no tardaron en aparecer quienes se manifestaron en contra del implante; uno de ellos fue el profesor de Ciencias de la computación de la Universidad de Duke, Vincent Conitzer, quien aseguró que esto es apenas el inicio de un proceso de monitoreo constante de los empleados de una empresa, no sólo dentro del área de trabajo, sino también fuera de ella, rompiendo con esto toda esperanza de privacidad que los individuos tuvieran.

La siguiente iteración de la tecnología permitirá una función adicional de seguimiento. Entonces se espera que los empleados se implanten algo que les permita ser monitoreados constantemente, incluso fuera del trabajo: Vincent Conitzer.

Si bien muchas empresas comienzan a mostrar serio interés por estas tecnologías, lo único cierto detrás de todo esto es que aún hay un largo camino por recorrer; tanto así que ni siquiera se conocen los verdaderos riesgos a la salud de estos implantes. No obstante hay quienes como Westby que aseguran que estamos ante una ventana hacia el futuro, aunque lo mismo se piensa de la inteligencia artificial y asuntos como el reciente caso del robot suicida nos han demostrado que estamos más lejos de lo que pensábamos de un importante avance tecnológico.