Sábado 15 de Diciembre Mazatlán
26°
tipo de cambio
Fuente: DOF
20.26
ESTÁS AQUÍ
Internacional

ESTADOS UNIDOS

Buscadores de tesoros acusan al FBI de 'hacer perdedizo' un tesoro

Redacción
Por , Punto MX
Buscadores de tesoros acusan al FBI de 'hacer perdedizo' un tesoro
DENTS RUN, Pensilvania, EUA.- Padre e hijo, buscadores de tesoros, dicen estar seguros de haber encontrado un tesoro perdido de los tiempos de la Guerra Civil… y que ahora el FBI lo está haciendo “perdedizo”.

Dennis y Kem Parada pasaron años explorando un territorio del estado de Pensilvania con detectores de metales, taladros y otras herramientas, en busca de un famoso cargamento de oro desaparecido durante la Guerra Civil de Estados Unidos (1861-1865).

Estaban seguros de que habían descubierto el sitio donde había sido escondido… pero le avisaron al famoso FBI (el Buró Federal de Investigaciones).

Y los agentes del FBI se hicieron presentes en esa región boscosa en marzo.

Ahora, finalizada una excavación dispuesta por un tribunal, el FBI acompañó a los buscadores de tesoros al sitio cubierto de nieve y les preguntó qué veían.

Los dos hombres observaron el lugar y no vieron nada que remotamente pareciese oro, sólo un hueco en la tierra.

VEA EL REPORTAJE COMPLETO DE EXCÉLSIOR:

“Fue un papelón…, nos llevaron allí y nos hicieron quedar como idiotas. Como si nos hubiésemos equivocado”, lamentó Dennis.

Los Parada acudieron a los tribunales para cuestionar la versión del FBI insistiendo en que algo había bajo la tierra en Dents Run, a unos 220 kilómetros al noreste de Pittsburgh.

Ese “algo” era oro, recalcan.

Vecinos de la zona en cuestión aseguraron que sí hubo excavaciones por la noche y que vieron caravanas de vehículos del FBI.

Eso alimenta las sospechas de que el FBI no está diciendo la verdad de que no había nada, o sea, de que sí hallaron algo y lo están ocultando.

Los mitos y leyendas dicen que en 1863 el ejército de la Unión despachó un cargamento de oro desde Wheeling, Virginia Occidental, hacia Filadelfia.

El tren con la carga hizo un recorrido complicado para evitar a los soldados de la Confederación, que podían confiscar el oro a sus enemigos.

Pero durante el trayecto, el oro desapareció. No se sabe qué fue de él.

Desde entonces, numerosos buscadores de tesoros trataron de encontrar el cargamento en el noroeste de Pensilvania.