Martes 11 de Diciembre Mazatlán
26°
tipo de cambio
Fuente: DOF
20.36

Psicosis social

Como ustedes saben, amables lectores, esta columna no trata la materia policiaca, ni mucho menos reproduce nota roja; sin embargo, en esta ocasión abordaré el tema de la violencia porque los criminales perdieron el respeto y el temor a las autoridades estatales y municipales, incluso las fuerzas armadas del Ejército y la Marina son desafiadas por miembros de células de la delincuencia organizada.
 
Los hechos lamentables ocurridos la semana pasada en Culiacán y Navolato, no sólo preocupan a los habitantes de esos municipios, también provocan indignación porque terminaron con las vidas de personas inocentes -como son los casos de la niña en la colonia El Palmito en Culiacán y la de una mujer en Villa Juárez, Navolato- al quedar atrapadas en medio del fuego cruzado de los sicarios.
 
El pánico de la gente fue real. Los videos, fotos y audios que daban a conocer los hechos, circularon rápidamente por las redes sociales. Se provocó una sicosis colectiva. Al mismo tiempo, el vacío de información oficial de los acontecimientos permitió que el temor de habitantes de Culiacán y Navolato aumentara.
 
El manejo de crisis que los asesores del gobernador del estado dieron a esta situación no fue la mejor. Apostaron por mandar la señal de que todo estaba bajo control y muestra de ello fue la asistencia de Quirino Ordaz al juego final de la Serie del Caribe. La molestia del pueblo no se hizo esperar y la imprudencia política del Gobernador fue duramente criticada en las redes sociales.
 
Al parecer, las autoridades de Gobierno del Estado no tienen sentido de urgencia ante una situación tan delicada como la que vivimos los sinaloenses. Sus voceros explican la razón de los enfrentamientos pero no informan de personas detenidas y consignadas al Poder Judicial. Solo declaran que el Estado no ha sido rebasado por la delincuencia.
 
La seguridad pública en Sinaloa está en condiciones de fragilidad. De los cuatro mil 500 agentes que integran las distintas corporaciones de policía, solo dos mil son aptos para desempeñar sus funciones; esto significa que el 55 por ciento de sus miembros están reprobados. Los integrantes de las Policía Ministerial del Estado se quejan de no recibir a tiempo sus viáticos. El sistema de viodeovigilancia en la vía pública es ornamental, ya que solo funcionan 14 de 249 cámaras instaladas. No hay dinero suficiente para cubrir el consumo de gasolina que requieren las patrullas.
 
Ante esta realidad, el presidente del Partido Sinaloense, Héctor Melesio Cuén Ojeda, habló fuerte y claro: “nosotros no estamos de acuerdo con los resultados que se han obtenido al día de hoy, en donde se dice que apenas tienen un mes de gestión, sin embargo, no podemos permitir que esto siga así en este ritmo, yo creo que si nos esperamos tres meses, Sinaloa va a desaparecer, no es posible esto que está pasando”.
 
Quienes también fustigaron el actuar del mandatario estatal fueron el ex diputado del PRD y actual militante de Morena, José Antonio Ríos Rojo, quién declaró: “el gobernador se comporta de una manera frívola ante los hechos violentos registrados en los últimos días en Culiacán y Navolato porque en lugar de dar la cara se fue a ver la final de la Serie del Cribe”, así como el luchador social y ex presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Óscar Loza Ochoa, quien opinó: “ todo mundo esperaba que hubiera un mensaje después de la reunión urgente del gabinete de seguridad, los sinaloenses se quedaron esperando  a que las autoridades dieran su postura y se informara sobre las nuevas estrategias para disminuir la violencia”.
 
Por el bien de Sinaloa, es conveniente que el gobernador Quirino Ordaz Coppel convoque a todos los sectores de la sociedad para que, de manera plural e interdisciplinaria, se diseñe un novedoso plan de acción que permita lograr índices de seguridad pública aceptables que nos permitan vivir a todos con mayor tranquilidad.
Deseamos que así sea.