Martes 11 de Diciembre Mazatlán
26°
tipo de cambio
Fuente: DOF
20.36

Protección política

El PRI -con el apoyo innecesario del PAS, Verde y Nueva Alianza- cubrió las irregularidades y excesos del gobierno aliancista de Mario López Valdez, que los sinaloenses conocieron a través de los medios de comunicación: más de 4,000 mil millones de pesos de deuda sin fuente de pago, más de 300 millones de pesos desviados y más de 1,000 millones de pesos retenidos a los trabajadores y no enterados al Instituto de Pensiones de Sinaloa (IPES) y al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores de la Educación (ISSTESIN).

 

La Auditoría Superior del Estado también jugó su rol cómplice al auditar solo el 3 por ciento de los recursos ejercidos por los funcionarios del gobierno malovista. La ASE no fue capaz de castigar el hecho de que el Ejecutivo estatal contratara créditos de corto plazo sin la autorización legal del Congreso del Estado.

 

Con la aprobación de las cuentas públicas correspondientes al año 2016, el Poder Legislativo violó disposiciones de la Constitución Política del Estado; Ley de Presupuesto, Contabilidad y Gasto Público y Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos, entre otras leyes. 

 

Políticamente “salvaron a Malova” pero socialmente no. El pueblo es inteligente y sabe que el exgobernador y sus colaboradores cercanos actuaron con falta de honestidad y eficiencia. Que se enriquecieron aprovechando sus puestos en la administración pública.

 

La gente ya emitió su veredicto final: Malova y sus cuates usaron el gasto de la tesorería estatal para su beneficio personal y los diputados le aprobaron sus cuentas a cambio de favores. La gente sospecha que fueron sobornados, y otros amenazados, para no suspender ni rechazar sus cuentas.

 

El diputado José Menchaca, presidente de la Comisión de Fiscalización, debió excusarse formalmente para participar en la revisión y votación porque él fue proveedor del Gobierno del Estado cuando López Valdez fue gobernador. Su conflicto de interés quedó demostrado, y aun así, se atrevió a participar.

 

¿Dónde quedó la dignidad de legisladores y legisladoras que levantaron la mano para aprobar lo impresentable?

 

¿Por qué ningún diputado subió a tribuna a pedir el voto a favor de las cuentas de Malova?

 

Con su vergonzante actuación abonaron al malestar de la sociedad que no cree en los partidos políticos y sus representantes.

 

 

RADAR POLÍTICO

 

1.- El diputado federal Manuel Clouthier incrementa su activismo político en Sinaloa. Manuel mide su popularidad y la posibilidad de ganar una elección el próximo año. No ha definido para qué cargo se postulará.

 

2.- El Partido Sinaloense puede perder más, que ganar, en su alianza con el Partido Revolucionario Institucional. Parece no entender el desprestigio creciente y el efecto de las derrotas electorales que padece el PRI.

 

3.- Los alcaldes de los municipios no pueden cumplir los protocolos para su propia seguridad. Se trasladan en vehículos no blindados corriendo un alto riesgo.