Domingo 26 de Marzo Mazatlán
23°
tipo de cambio
Fuente: DOF
18.99

ENTRE VEREDAS

Pan y circo

Marco Antonio Lizárraga

DESFALCO

Una vez que las aguas comienzan a tomar su curso en el presente Gobierno ya se están haciendo notar las fallas, desvíos, pero sobre todo las condiciones en que quedó el sistema de Salud en el estado.

Como lo hemos publicado en múltiples entregas de esta columna, el que Ernesto Echeverría Aispuro saliera de la dirección de Mi Salud, perteneciente al periódico El Debate, esto trajo serias consecuencias para los recursos de la dependencia estatal.

El nuevo secretario estatal de Salud, Alfredo Román Messina, fue claro con lo que se encontró, y puso los puntos sobres las íes en este tema, al señalar que en la secretaría hay un pasivo de más de 500 millones de pesos.

Echeverría Aispuro dejó amarrado de pies y manos a este Gobierno por el enorme adeudo que dejó y que aparte hay un desabasto monumental en las claves de medicamentos, es decir, que no hay ni para un curita en las farmacias.

La verdad, con la experiencia y la gestión que presumía Echeverría Aispuro, queda demostrado con estas acciones que ha sido el peor funcionario del gobierno pasado, no por nada Jesús Aguilar Padilla lo corrió de su gabinete, por situaciones similares.

Por su parte, Román Messina destacó que serán las instancias correspondientes las que se encarguen de juzgar estas acciones del anterior secretario de Salud en Sinaloa.

También, que ahora les corresponde echar a andar esta secretaria, que la dejaron hecha pedazos, y hay certeza de que todavía falta investigar a dónde fueron los tomógrafos que llegaron a la Secretaría de Salud y que según iban a los hospitales generales de cuatro municipios.

Que se investigue la licitación que hubo para los diversos laboratorios y que terminara subrogando el servicio Mi Salud, empresa filial de El Debate en este sexenio, siendo éstos de los más beneficiados por el exsecretario de Salud.

Las cosas se complican, faltará ver qué es lo que sigue para esta secretaría, ésta es la punta del iceberg, faltará ver en la de Administración y Finanzas qué es lo que encuentran.

Esto apenas comienza.

 

OCURRENCIAS

Las condiciones en las que estamos en estos momentos en el país son un llamado de atención para los legisladores de Sinaloa, y más en el sentido que se lo vamos a platicar en esta entrega de hoy.

Una de las principales labores que tienen los legisladores es crear leyes, discutir asuntos y aprobarlos o rechazarlos por mayoría, pero ayer en el Congreso las cosas se salieron de control, y para un servidor, las cosas fueron planeadas para crear caos.

En primer lugar, en la mañana, decenas de “ciudadanos” acudieron al Congreso del Estado para protestar contra la medida de encarecer las gasolinas, que tiene a todos los mexicanos locos, por el costo que tiene ahora llenar el tanque.

Esta situación se veía normal, pues aparentaba que sería una manifestación tranquila, tanto, que las personas fueron atendidas en el Salón de Usos Múltiples, donde se hicieron acuerdos y de ahí los manifestantes se pasaron al pleno, donde comenzaron a gritar consignas.

Todo hasta ahí, bien, los dos diputados de Morena, Merary Villegas Sánchez y Jesús Baltazar Rendón, usaron este recurso para señalar la inquietud de los “manifestantes”, pero al final corrió por las redes sociales y videos de cómo festejaron en la oficina del coordinador de Morena este circo montado.

La cuestión de todo en este tema es que los partidos políticos deben de dejar de usar sus entes políticos, para poder establecer medidas necesarias que realmente sean de cambio y progreso para Sinaloa.

Desde el principio, la bancada de Morena no ha hecho más que actos populistas en la búsqueda de traer adeptos a su movimiento, pero no para buscar el desarrollo del estado y mucho menos proponer iniciativas que traigan provecho al estado.

Si ésa es esperanza, mejor me quedo esperando.

 

PAN Y CIRCO

Ayer un punto de acuerdo tan sencillo se vio opacado por el protagonismo de algunos legisladores, tal y como lo comentábamos arriba, los legisladores del PAN se quisieron parar el cuello para quitarse compensaciones de casi 27 mil pesos para los diputados por mes, para adaptarse a las medidas de austeridad.

El problema que enrarece aquí es que gente ajena, ciudadanos comunes, tenían el punto de acuerdo de todo lo que se realizaba en la Junta de Coordinación Política, así como los acuerdos de la Mesa Directiva, cuestión que si bien no son documentos secretos, son protocolos que se siguen para desahogar puntos de interés.

Pero ayer, lo que pudo haber sido un hecho interesante es el que los 40 diputados desde un principio se hubieran puesto de acuerdo para hacer un “punto de acuerdo” y sacar adelante el descuento que se iban a dar.

Para comenzar, Roberto Cruz dejó la mesa directiva para poder estar como diputado, para poder presentar el punto de acuerdo y no tener las diferencias que se tuvieron en otra ocasión al reanudarse esta legislatura.

Ahí fue cuando se empezó a hacer el movimiento y los dimes y diretes que opacaron el asunto por no consensuar dos temas iguales, lo que provocó una serie de lleva y trae desde la tribuna, lo que parecía una romería.

El asunto llegó hasta las últimas consecuencias cuando se agotó el tema y ya estuvo bastante discutido por los diputados, mientras la gente acarreada de Morena lanzaba consignas a los diputados que participaban.

Al final y después de todo, los 40 legisladores renunciaron de manera voluntaria a las partidas de combustibles y transportación, que son de 15 mil y 12 mil 500 pesos respectivamente, con lo que se ahorrarán los sinaloenses alrededor de un millón 100 mil pesos de manera mensual.

Esta acción que pasó luego del circo que se armó en el Congreso derivado por el protagonismo de algunos diputados, traerá beneficios de primera mano para los sinaloenses, y eso es lo que hay que destacar.

Este recurso se destinará como apoyo para el Hospital Pediátrico de Sinaloa, así como a programas de generación de empleo y fomento y desarrollo de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas, y a la Educación.

Con esta medida, el Congreso del Estado se suma a las medidas de austeridad que se han tomado ya no como una manera proselitista, sino de ajustarse el cinturón; para muchos, es poco lo que se reduce, pero con este recurso que se ahorra de manera mensual puede hacerse mucho.

 

mlizarraga1@entreveredas.com.mx

Facebook: Entreveredas

Twitter: @PeriodistaMarco

MÁS COLUMNAS DEL AUTOR
Más vale tarde que nunca Negocios de familia Ilegal y violatorio Relevos necesarios Sólo para contrariar Nombres y más nombres Estocada final Cambios necesarios Ni uno más Trastabillos Punta de lanza Pedirle peras al olmo Aplicaciones concretas Peccata minuta Relevos necesarios De la hipocresía a la inmadurez empresarial Haz el bien, sin mirar a quién Intercambios Reacciones en cadena Cuentas insolutas Tiempos de cambio Más cerca Cambios necesarios Ambigüedades primarias En boca cerrada... Indultos innecesarios Caras vemos... Mucho ruido y pocas nueces Hasta el fondo Dime con quién andas... Espaldarazo Requiem del Tiburonario Caras vemos... Confidentes íntimos Prácticas inverosímiles Y ahora, ¿qué sigue? Banalidades políticas Cuentas claras, amistades largas Segundos preciosos Trabas sin concluir Indicios correctos ...Se cae la sopa Del plato a la boca... La mano que mece la cuna Apologías gubernamentales Peña Nieto 'out' Caerse a pedazos Medidas notorias En una bola de cristal Pobres incautos ¿Libertad de expresión? Nuevos tiempos Se cae la ciudad de fantasía Pronóstico reservado Consideraciones casuales Ordenados y encaminados Vuelta a la página Como novias de rancho In saecula saeculorum Mucha música y poco son… ¿Quién da más? ¿Cambio de rieles? Gabinete igualitario Una cosa por otra… ¿Triunfos robados? Cambios de rieles No hay mal que por bien no venga Lo que un día fue… Si saben contar… Si saben contar... Atole con el dedo Sin ruta de salida Mucho que gane Red de mentiras La rifa del tigre La mano que mece la cuna