Jueves 22 de Noviembre Mazatlán
23°
tipo de cambio
Fuente: DOF
20.2
Francisco Ramírez

Más inversión en seguridad, ¿y los resultados?

Francisco Ramírez
El pasado 9 de enero, durante la entrega de 30 patrullas a la Policía Federal en la ciudad de Culiacán, el gobernador Quirino Ordaz Coppel, afirmó que se han invertido cerca de mil 500 millones de pesos en seguridad en el estado.
 
Dijo que fueron 30 patrullas que se entregaron en comodato, que suman un total de 66 que han entregado a la Policía Federal.
 
“Es una inversión de 19 millones de pesos y no vamos a dejar de invertir recursos en lo que es la protección, la seguridad en carreteras. Es histórico que un gobierno de un estado esté apoyando a la Federación precisamente porque para nosotros en el marco de la coordinación es clave el que haya más vigilancia, más presencia, el apoyo que hemos recibido de la Policía Federal y que tengan los medios para poder tener esa movilidad, esa capacidad que da todo esto”.
 
Las patrullas, que aseguraron que se van a distribuir por toda la geografía del estado, desde el norte hasta el sur, “van a notar la presencia de ellos (policías federales de Proximidad Social, antes de Caminos)”.
 
En el evento, el gobernador aseguró que con esta inversión, el Estado ha invertido más de 750 millones de pesos en seguridad. “Con la inversión que viene ahorita del Sauz son otros 740 millones de pesos, ya inició El Sauz, no crean que va a empezar. Ya está en camino, están arreglando el terreno que es de cien hectáreas, del Ejército, así es que ya nos llegó el convenio firmado por ambas partes, entonces vamos a cumplir puntualmente con los pagos, lo va a construir, lo va a hacer el área del Ejército, el área de ingenieros del propio Ejército Nacional. Entonces, esperemos que para el mes de octubre esté listo”.
 
En esta nueva base del Ejército, estarán 3 mil 500 militares que estarán coadyuvando en las labores de seguridad pública en todo el estado.
 
Con esto sumarían casi mil 500 millones de pesos adicionalmente a lo que viene en el presupuesto de la Federación, que son 250 millones, manifestó Ordaz Coppel.
 
Hasta allí pareciera que hay mucho optimismo que invirtiéndole recursos se puedan dar resultados. Y es por ello una pregunta que le hacen al gobernador y que me hace pensar mucho: “Mucha inversión, gobernador, y pocos resultados”.
 
Y una respuesta que no me convence en lo más mínimo: “Yo creo que es un tema que es complejo, por eso no debemos parar de hacer lo que tengamos que hacer, que es reclutar, capacitar, que es depurar en los casos que sea necesario y darle estos elementos, estos medios de movilidad, de sistemas, videovigilancia, de inteligencia, es un tema que es importante cada vez más la participación de la sociedad y la coordinación con las diferentes entidades del gobierno federal”.
 
Más adelante afirmaría:
 
“Había un rezago muy importante, como lo he dicho en diferentes ocasiones, Sinaloa ha sido un estado que durante muchos años hemos padecido la situación de inseguridad y han bajado los índices, estamos sobre ello, es un reto de todos los días. Por eso es que no escatimamos recursos en esto”.
 
Y alguien más le vuelve a insistir: “¿Con toda esta inversión, cuándo va a haber resultados? Porque es hora que no hay”.
 
“Yo creo que ha habido buenos avances y va a seguir habiendo. Ojalá les pudiera dar todo, falta todavía mucho más, más tecnología, más inteligencia…”.
 
Analizando las afirmaciones del mismo gobernador, éstas no me convencen. Se sigue viendo ese clima de inseguridad que no se disipa ni se termina. Es la ciudad de Culiacán la que pareciera que hay un vacío de autoridad, de diario hay muertos de día y de noche y las corporaciones de seguridad pública nomás no aparecen, pareciera que sólo están concentradas en el Centro de la ciudad.
 
No se ha preguntado también estimado lector ¿dónde están los policías municipales en Culiacán cuando hay muertos?
 
Nomás no aparecen, están en las oficinas o en el Centro de la ciudad, porque no hay más reportes de que anden en todo el municipio, al igual que la Policía Estatal Preventiva, mucho menos la Policía Federal.
 
Ese vacío de autoridad se vio muy visible la pasada celebración de Año Nuevo, por donde quiera hubo cientos de ráfagas de balazos provenientes de armas de alto poder, contando los videos y audios que los ciudadanos subieron a las redes sociales al día siguiente, se puede escuchar que fue algo imparable, con duración de más de 10 minutos.
 
En todo este tiempo, ¿dónde estaban las autoridades encargadas de la prevención y de poner orden?, ¿por qué no hubo ningún detenido por hacer disparos al aire, donde por cierto hubo varios heridos por balas perdidas?
 
No quiero imaginarme a los policías esperando a unas cuadras para que las personas armadas terminaran de jalar el gatillo, tal como pareció sucedió lo mismo hace 2 años, cuando los militares fueron emboscados por civiles fuertemente armados antes de llegar al cuartel militar trayendo a un civil herido, mientras que los policías que estaban cerca se hicieron los occisos y nunca aparecieron en los hechos… y eso que duró varios minutos el episodio.
 
Lo mismo pasó este 31 de diciembre. Los audios no mienten ni las fotografías subidas a las redes sociales.
 
Ningún detenido, y las autoridades municipales y estatales encargadas de la seguridad pública diciendo cifras alegres al día siguiente.
 
Entonces, señor Gobernador, ¿si se están invirtiendo cantidades históricas, por qué no bajan los índices delictivos? Creo que falta apretar algunas tuercas y verdaderamente brindar la seguridad que quiere la ciudadanía, tanto de día, como de noche.
 
Le doy la razón cuando dice que no es sólo inversión para seguridad, sino que también se debe de trabajar en la parte preventiva, y aquí es necesario que la misma sociedad no sea apática ni se quede mirando en la orilla, esperando soluciones milagrosas, “sino que se debe de trabajar mucho más en la educación, en los valores, en la casa, hay también el involucramiento de la sociedad civil, eso es lo fundamental”, como dijo Ordaz Coppel.
 
Entonces señor Gobernador, así como se debe de evaluar la actuación de los encargados de la seguridad pública, también se deberá de motivar la participación de la misma sociedad, sobre todo de los padres de familia, que cuiden a sus hijos de que el andar en malas compañías no los llevará por el camino del bien, que el traer un arma no los hace más poderosos, que sus antivalores en los que creen, los utilizan como escudos humanos y que les hacen su trabajo sucio.
 
Y creo que para entender esto, no se requieren cientos de millones de pesos. Tendremos más patrullas, más militares que se pasearán en esas patrullas y en sus hummies, dos drones ya con tecnología actualizada que estarán en sus cajas, funcionarios que hablan y prometen… de qué sirve todo eso, si por donde quiera se pasean jóvenes armados, que donde quiera circulan, atentan y se van… y no hay nada de esa inversión para hacerles frente.
 
Entonces, repito esa pregunta que le hicieron al Gobernador: “¿Con toda esta inversión, cuándo va a haber resultados? Porque es hora que no hay”.
 
 
UN ANUNCIO QUE NO CONVENCIÓ A MUCHOS
 
El sábado pasado, el actual delegado federal en Sinaloa de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Jorge Abel López Sánchez, anunció su interés por buscar la Presidencia de Mazatlán por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) por segunda ocasión.
 
El miércoles pasado, el PRI dio a conocer la convocatoria para la elección de presidentes municipales y diputados locales.
 
A los minutos de anunciar su pretensión, y de que las redes sociales lo comunicaran, la sociedad fue hasta cierto punto grosera y critica. Lo vieron muy mal, cada comentario era hiriente, donde hasta el que hablaba bien de Jorge Abel, también tenía su censura.
 
A la media mañana y al mediodía del sábado, tuvieron que participar todos los jorgeabelistas hablando bien del exalcalde en su periodo, del precandidato de ahora, para poder decir algo bueno entre toda esa larga cadena de comentarios negativos.
 
Y él no nada más recibió el repudio y censura, sino cada actor político que ha expresado sus pretensiones de competir en algún cargo de elección popular.
 
Mientras más vaya pasando el tiempo, y se acerquen las campañas, siento que serán más agudas las expresiones de las personas por las redes sociales. Y con ello el descrédito y las campañas de lodo que se acercan y que ocasionarán un alejamiento de las personas, principalmente de los jóvenes del proceso electoral.
 
Las redes sociales van a cobijar la falta de civilidad política que ya debe de existir en el país, independientemente de a quien le vayan, y creo que las redes sociales no deben de ser usadas para denostar a nadie.
Mejor que lo expresen en las urnas cualquier descontento que pudiera existir, y no cobijarse en el anonimato.
 
 
P. D. Este lunes 15 de enero, se cumplen ocho meses del asesinato del periodista Javier Valdez Cárdenas. Ocho meses en donde la impunidad se ha estado paseando campantemente, mientras las autoridades agachan la mirada y hasta voltean a un lado.
 
Ojalá que lo más próximo posible, se le ponga un alto. Por el bien de las instituciones y de nosotros mismos.
 
 
[email protected]