Viernes 23 de Junio Mazatlán
29°
tipo de cambio
Fuente: DOF
18.13

PISA Y CORRE

El beisbol castiga señores

Rubén Benítez

Hay una sentencia que dicen que el beisbol castiga, y eso fie precisamente lo que le pasó a Venados? No! Más bien a su mánager Daniel Fernández, quien se puso en evidencia solo en el juego de esta noche.

El beisbol le “coqueteó” a Venados durante todo el juego, pero su mánager Daniel Fernández, nada más no supo la manera de capitalizar las situaciones que se le presentaron.

El hecho más palpable fue en la séptima entrada, cuando llegó a tener bases llenas sin outs, ya con la pizarra en contra 3-4, y el señor se hizo como la virgen le hablaba.

Dejó todo a la suerte, y aquí Daniel no comprendió que nada en la vida se debedejar así, sino que se debe provocar que las cosas pasen.

Con Jesús Fabela al bate, todo el estadio Teodoro Mariscal se olía el squezzplay, menos Daniel, quien dejó batear a su hombre, y éste sacó rola para doble matanza vía 1-2-3.

Todavía tuvo la oportunidad de buscarle, pero no hizo nada, al tener hombres en segunda y tercera.

Venía a batear Érick Rodríguez, quien no tuvo la temporada que esperaba, aún y cuando tenía a Héctor Páez en la banca, y no hizo nada.

El resultado fue que Rodríguez sacó rola al cuadro y se acabó la amenaza. Para ese momento, ya eran 12 los corredores que Venados dejaba en base.

Por si no lo sabe usted señor Fernández, Héctor Páez fue uno de los mejores bateadores en la temporada, y a lo mejor sus coaches no le informaron, o de plano no simpatiza con Páez y no lo metió. Fue hasta la novena cuando lo usó, ya con dos outs y pegó de hit.

Así fue la cosa con Daniel, cambios sin sentido, sin planeación, que al final le costaron quedar eliminado.

Pero no fue solamente el juego de anoche, sino en toda la serie, cuando Fernández se aferró a tener en el orden al bate a Angelys Nina, quien en honor a la verdad fue un bulto.

En síntesis, podemos decir que durante el rol fue más suerte que buena dirección, y en los playoffs, que es cuando la situación se aprieta, no supo qué hacer.

Tan fue su manera de dirigir sin ton ni son, que en la novena, cuando Héctor Páez pegó de hit, lo suplió con Samar Leyva, a quien mandó robar segunda y Sebastián Valle lo puso fuera de calle para el out 27.

Qué nadie le ha dicho a usted señor Fernández que el último out de un juego nunca se debe de entregar en segunda? Creo que no.

Sin duda, una triste despedida para el campeón Venados de Mazatlán, que la temporada que viene seguramente regresará con nuevos bríos. Pero por favor señores directivos, sin Daniel Fernández como mánager.