Jueves 20 de Septiembre Mazatlán
34°
tipo de cambio
Fuente: DOF
18.77

Cesan a Ojeda y ganan Yaquis; Livley: ¿Lanzador del Año?

A 19 juegos de que concluya el rol regular, la guillotina cayó sobre Miguel Ojeda.

El “Negro de Guaymas” fue cesado como mánager de los Yaquis de Obregón, después que la tribu perdió el segundo juego de la serie ante los Venados de Mazatlán.

Ojeda se une así a Luis Sojo (Cañeros), Tony Tarasco (Jalisco) y Roberto Vizcarra (Águilas), en la lista de pilotos, que no pudieron concluir la temporada, al frente de sus equipos.

Como mánager de los Yaquis quedó de manera interina, Sergio Omar Gastelum.

Los Yaquis terminaron en último lugar la primera vuelta. En la segunda parte estaban 6-8, a cinco juegos del liderato.

Al enterarse de su despido, Ojeda viajó inmediatamente a Mazatlán, donde tiene su lugar de residencia.

 

BLANQUEAN A VENADOS.

Irwin Delgado maniató a los Venados en cinco imparables en poco más de seis entradas, y Justin Greene abrió el juego con un cuadrangular, para guiar a los Yaquis a una victoria de 4-0.

Delgado, 1-4, caminó a cuatro bateadores y ponchó a uno en 6 1/3 entradas.

Fue relevado por otros tres.

Dustin Crenshaw (1-1), sufrió el revés, tras ceder 11 imparables y cuatro carreras, en seis innings.

 

NARANJEROS, DE ‘CAPA CAÍDA’.

Los Naranjeros de Hermosillo siguieron arrastrando sus carencias ofensivas y perdieron por quinta vez en seis juegos, al ser superados 5-1 por los Tomateros de Culiacán.

Así, mientras equipos como Mexicali, Mazatlán y Navojoa, no ceden, los Naranjeros han venido notoriamente de más a menos.

Los ocho puntos de la primera vuelta les ganaron un lugar en postemporada, pero las posibilidades de un decimoséptimo campeonato, lucen ahora más lejanas.

Salvador Robles, 1-2, limitó la ofensiva naranjera a tres imparables y una carrera, mientras caminaba a tres y ponchaba a siete rivales en 5 2/3 entradas.

Perdió Juan Pablo Oramas (1-2).

Issmael Salas comandó la ofensiva guinda al irse de 4-4, una anotada y una producida. Joey Meneses de 5-1, con dos impulsadas.

Por los Naranjeros, Efrén Navarro, quien bateó sencillo, doble y triple, en cuatro turnos, produjo la  solitaria carrera de su equipo.

 

LIVELY: ¿LANZADOR DEL AÑO?

Desde la temporada 2005-06 en que Spike Lundberg, lanzando para Algodoneros de Guasave fue designado Lanzador del Año, ningún extranjero ha ganado esa distinción.

Este año, todo apunta a que finalmente otro importado, Mitch Lively, se lleve los honores.

Y es que no ha habido un pitcher más dominante, que el derecho de los Venados de Mazatlán.

Lively, 8-1 y 2.47, no sólo es el máximo ganador de la liga, sino comparte el liderato de ponches con Tyler Alexander (51).

Es también el único lanzador con un WHIP debajo de 1.00 (0.90), sólidos argumentos que lo hacen el más viable lanzador del Año.

El trofeo Lanzador del Año se instituyó en la temporada 1991-92, y el ganador fue Ricardo Solís, de los Naranjeros de Hermosillo.

Los Venados son el equipo con más Lanzadores del Año (7). El último fue Amilcar Gaxiola en la edición 2014-15.

 

SIGUEN LLEGANDO REFUERZOS.

Con el rol regular entrando a su fase final, los equipos, especialmente quienes están en riesgo de quedar al margen de la postemporada, continúan reforzándose.

Los Yaquis contrataron al infielder Pete O’Brien, quien en la temporada 2015-16 jugó para Naranjeros, dejando muy buena impresión.

En la temporada 2015, O’Brien tuvo una breve participación con los Diamantes de Arizona.

 

GEOFFREY BROUSSARD CON NARANJEROS.

Los Naranjeros de Hermosillo reforzaron su cuerpo monticular con Geoffrey Broussard, un derecho que el pasado verano jugó en tres diferentes niveles.

El lanzador de 27 años, tuvo en conjunto, marca de 4-2 y 3.09, en las ligas de Florida, Atlántico Sur e Independiente AAA.

 

ART CHARLES REFUERZA A CAÑEROS.

Los Cañeros enviaron al jugador de cuadro Louis Okoyoe a los Águilas de Mexicali y recibieron los derechos definitivos del también infielder, Art Charles.

 

VUELVEN A LAS ANDADAS.

Un día después de frenar una racha de cuatro derrotas con una contundente victoria, los Charros de Jalisco fueron arrollados 17-5 por los Águilas de Mexicali, en el juego decisivo de la serie.

Fue la quinta derrota en seis juegos para los Charros, cuyas esperanzas por avanzar a postemporada, han mermado considerablemente.

Los Águilas, que se perfilan como fuertes aspirantes a su segundo título consecutivo, aprovecharon una pésima salida de Edwin Salas, para enfilar a la victoria con un racimo de seis anotaciones, culminado por cuadrangular con bases llenas de Walter Ibarra, su sexto del año.

Yunieski Betancourt (1), C.J. Retherford (8) y Chris Roberson (8), pegaron también cuadrangulares,  en un despiadado ataque de 18 imparables.

Roberson agregó par de dobles y un sencillo en seis turnos al bate y Betancourt se fue de 5-2, con tres producidas.

Salas, 1-2, sólo pudo retirar a dos bateadores y dejó el juego tras ceder cinco imparables y seis carreras.

Con tal apoyo, Justin Defratus, 2-0, no tuvo problemas para acreditarse el triunfo con una descansada labor de siete hits y cuatro carreras, en seis innings.

Por los Charros, dieron jonrones Jabari Blash (3) y Agustín Murillo (6).

 

FRACASOS MONUMENTALES.

Son muchos los extranjeros que este año fallaron en la Liga Mexicana del Pacífico.

Pero ninguno en la forma que lo hicieron Jarrod Saltalamacchia y Ernesto Frieri, ambos con amplia experiencia en Grandes Ligas, pero apenas una pálida sombra, con los Charros de Jalisco.

Saltalamacchia, .233, 110 jonrones y 381 impulsadas en 11 años en las Mayores, tuvo un raquítico promedio de .189, con tres cuadrangulares y 12 producidas.

Frieri, que en las temporadas 2012 y 2013 salvó 60 juegos para Anaheim, tuvo números para llorar, en su breve estancia con los Charros. En 9 2/3 entradas, cedió 17 imparables y 12 carreras limpias, con una efectividad de 11.17.

Esto nos demuestra que sin importar las credenciales que porten, la Mexicana del Pacífico sigue siendo para muchos extranjeros, diabólicamente complicada.

 

HOY, EN LA HISTORIA DEL BEISBOL.

1914.- Tras semanas de rumores, la bomba estalla: Connie Mack  vende a Eddie Collins, reconocido generalmente como el jugador de posición más fino, a los Medias Blancas, por 50 mil dólares. Collins firma un contrato de cinco años por 75 mil dólares y obtiene un bono de 15 mil dólares. El acuerdo rompe la marca del “infield de 100  mil dólares” de los Atléticos, y aumenta la conjetura de que Mack también se irá, para manejar a los Yanquis.

1977.-Texas diseña una serie de acuerdos con Bravos, Mets y Piratas, en una operación de seis jugadores. Entre los involucrados están Jon Matlack y Al Oliver (a Texas), Bert Blyleven (a Pittsburgh) y Willie Montañez a Nueva York.

1983.- Los dueños de equipos eligen al ex infielder de los Yanquis, Bobby Brown, como presidente de la Liga Americana.

¡BUENOS DÍAS!

[email protected]